Estados Unidos concluyó la retirada de Afganistán con la salida de su último avión

·5 min de lectura

Durante una sesión informativa del Pentágono este lunes, el Jefe de las Fuerzas de Estados Unidos en Medio Oriente, el general Kenneth F. McKenzie Jr., anunció el fin de la retirada de sus tropas de Afganistán tras casi 20 años de misión.

Tras 20 años de guerra en Afganistán y la ocupación del país por parte de tropas de Estados Unidos y de la OTAN, el Jefe de las Fuerzas de Estados Unidos en Medio Oriente, el general Kenneth F. McKenzie Jr., anunció este lunes que hoy salieron los últimos aviones que hacen parte de las evacuaciones organizadas por Estados Unidos.

Durante la conferencia de prensa, el general McKenzie dijo que “nos llevamos a tanta gente como pudimos y mantenemos las fuerzas de protección en el aeropuerto porque la amenaza del Estado Islámico sigue siendo muy fuerte”, dijo el militar.

McKenzie lamentó que no pudieron evacuar a toda la gente que esperaban e insistió en que el aeropuerto de Kabul debe seguir operando para seguir evacuando a más civiles.

La operación llegó a su fin antes de la fecha límite del martes establecida por el presidente Joe Biden, quien ha recibido fuertes críticas tanto de demócratas como de republicanos por su manejo de Afganistán desde que los talibanes hicieron avances rápidos y se apoderaron de Kabul a principios de este mes.

Evacuaciones caóticas y atentados del EI-K

La rápida conquista de casi todas las capitales de provincias afganas por parte de los talibanes no dio el suficiente tiempo a Estados Unidos y sus aliados de la OTAN para ayudar a salir a miles de afganos que se quedaron en el país y que calificaban para ser evacuados.

“Hay mucha angustia asociada con esta partida. No sacamos a todos los que queríamos hacer salir. Pero creo que si nos hubiéramos quedado otros 10 días, no habríamos sacado a todos”, dijo McKenzie durante la rueda de prensa.

Las evacuaciones en Kabul no fueron fáciles. Empezaron el 14 de agosto, un día antes de la toma del poder en Kabul por los talibanes, con miles de afganos que entraron a las pistas de aviones del aeropuerto de la capital y empezaron a subirse en las llantas de las aeronaves. En redes sociales quedó registrado el crudo momento en que personas caían del cielo, luego del despegue de un avión de las fuerzas armadas estadounidenses.

Las evacuaciones se volvieron aún más peligrosas cuando un ataque suicida reivindicado por el Estado Islámico (EI-K) mató a 13 soldados estadounidenses y decenas de afganos que esperaban junto a las puertas del aeropuerto el pasado jueves.

Washington advirtió que hubo más atentados y respondió con ataques que alcanzaron objetivos del EI-K, uno de los cuales frustró un intento de atentado suicida en Kabul el domingo, al destruir un automóvil con explosivos, pero que, según los afganos, había alcanzado a civiles.

El sábado, Estados Unidos informó que había matado a dos miembros del EI-K en un ataque con dron. El domingo, funcionarios estadounidenses dijeron que habían matado a un atacante suicida sospechoso de prepararse para atentar contra el aeropuerto.

Kabul queda con un débil servicio de tráfico aéreo

A raíz del caos que se produjo en los últimos días en el aeropuerto de Kabul, miembros del ejército de Estados Unidos tuvieron que asumir responsabilidades de control del tráfico aéreo en esta ciudad para facilitar la evacuación de miles de personas de Afganistán.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA en inglés) dijo este lunes que, desde ahora, cualquier aeronave estadounidense tiene prohibido operar sobre el país a menos que cuente con una autorización previa de la FAA.

“Debido a la falta de servicios de tráfico aéreo y una autoridad de aviación civil funcional en Afganistán, así como a preocupaciones de seguridad en curso, los operadores civiles estadounidenses, los pilotos y las aeronaves civiles registradas en Estados Unidos tienen prohibido operar en cualquier altitud sobre gran parte de Afganistán”, informó la FAA en un comunicado.

Los vuelos de evacuación que se realizaron en los últimos días contaron con la ayuda de aviones de aerolíneas estadounidenses que tenían la aprobación previa del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Dichas aeronaves operaron desde aeropuertos fuera de Afganistán.

Estados Unidos trabajará desde Doha tras el cierre de su embajada en Kabul

Washington no tiene claro cómo será la futura relación con Afganistán, ahora con los talibanes en el poder.

Con el fin de evitar atentados o represalias a su sede diplomática, el presidente Joe Biden decidió no dejar a ningún empleado de la embajada de Estados Unidos en territorio afgano.

Por ahora, las operaciones diplomáticas se realizarán desde Catar, en un intento por seguir ayudando a muchos afganos que fueron colaboradores de los servicios estadounidenses y que no alcanzaron a ser evacuados.

Este lunes, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que Washington llevaría a cabo su diplomacia, el trabajo consular y la administración de asistencia humanitaria desde la ciudad de Doha, con un equipo encabezado por Ian McCary, el subjefe de la misión estadounidense a Afganistán.

“Ha comenzado un nuevo capítulo del compromiso de Estados Unidos con Afganistán. Es uno en el que lideraremos con nuestra diplomacia”, dijo Blinken y agregó, “continuaremos nuestros incansables esfuerzos para ayudar a los estadounidenses, los extranjeros y los afganos a salir de Afganistán, si eso escogen”.

La administración Biden cree que unos 100 ciudadanos estadounidenses quedaron atrapados en Afganistán, aunque aún tratan de establecer un número exacto.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente