Nuevo estado de emergencia en España, que apuesta por el confinamiento nocturno

Laura Ventura
·5 min de lectura

MADRID.- Los españoles amanecieron hoy un poco confundidos por el cambio de horario que se hizo efectivo esta madrugada. Los relojes se atrasaron una hora -desde hoy hay 4 horas de diferencia con respecto a la Argentina- para aprovechar más la luz de un otoño cuya presencia y temperaturas ya se advierten en el país. Pero, incluso los menos informados, estaban a la espera de una noticia que se comentaba en las calles y en los medios de comunicación: un segundo estado de alarma. La medida ya efectiva se traduce como un confinamiento nocturno en todo el territorio nacional, y no diurno, para no paralizar la economía ni interrumpir el ciclo lectivo. En principio la medida regirá por 15 días, pero el gobierno busca extender esta iniciativa hasta el 9 de mayo, ya pasado el invierno.

Pocas horas después de regresar del Vaticano, donde se reunió con el papa Francisco, el presidente Pedro Sánchez, convocó en el Palacio de la Moncloa a sus ministros para ultimar los detalles del decreto que establece un nuevo estado de alarma. El objetivo es reducir los encuentros sociales nocturnos para paliar la segunda ola de una pandemia que no da tregua. Por ejemplo, en Cataluña se registraron ayer 6000 nuevos casos de Covid.

La ruta a la Casa Blanca: esperanza y apatía en el voto negro, clave para Biden

Este estado de emergencia es más leve que el anterior que se extendió durante casi 100 días, del 14 marzo al 21 de junio. Además, esta medida les brinda más poder en las decisiones a los presidentes autonómicos. El gobierno español impone así la restricción de circulación, salvo por motivos esenciales por la noche, de 23 a 6 de la mañana. En algunas comunidades esta medida regía ya desde ayer, como en Castilla y León, donde el confinamiento se extiende desde las 22 hasta las 6. Estas medidas no suponen el cierre de bares, restaurantes, gimnasios ni cines ni teatros en los horarios permitidos.

Sánchez se dirigió hoy a la población en general donde apeló a la disciplina social y a una "moral de victoria" y, en particular, transmitió un mensaje a un segmento más preciso: los jóvenes. "Pido la ayuda, la colaboración de todos los ciudadanos. Puedo comprender el cansancio. Empatizo con los jóvenes que quieren salir, que quieren vivir la vida, que quieren disfrutar de su juventud, pero también es imprescindible que reduzcamos al máximos también nuestras relaciones sociales", culminó Sánchez su comparecencia en la sala de prensa de Moncloa y de inmediato se puso su barbijo.

Esta medida excepcional podría extenderse hasta mayo o bien, en caso de que el brote fuese controlado, podría ordenarse su cese. Este segundo estado de alarma le brinda a las comunidades autónomas la posibilidad de precisar la franja del confinamiento nocturno, así como a establecer los viajes dentro y fuera de ellas. Este nuevo estado de alarma fue impulsado por 10 comunidades autonómicas, como Valencia, Cantabria, Castilla, La Mancha, además de Melilla y Baleares, ninguna de ellas gobernada por el Partido Popular, opositor al de Sánchez.

Si Sánchez obtiene la aprobación en el Congreso, esta medida extraordinaria, contemplada en el artículo 116 de la Constitución Nacional, podría extenderse hasta la primavera española cuando las bajas temperaturas abandonen la península. Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, expresó esta semana, cuando se barajaba esta posibilidad, que los 10 escaños con los que cuenta en el Congreso respaldarían un estado de alarma. También respaldaría esta iniciativa el Partido Nacionalista Vasco (PNV) dado que fue esta comunidad la primera en implementar estas medidas excepcionales en su territorio.

El mayor frente político de Sánchez es el Partido Popular, un antagonismo que alcanzó momentos álgidos con la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien se oponía a un nuevo estado de alarma en este territorio que gobierna el partido de centroderecha. El mandatario dijo en la rueda de prensa del domingo que se había comunicado con el líder del partido opositor, Pablo Casado, pero no trascendieron los planes de este bloque. Sí es conocido y ha sido elogiado por miembros del oficialismo la ruptura que Casado expresó en el Congreso con su hasta recién aliado Vox, de ultraderecha. "Hasta aquí hemos llegado", dijo en una frase que esta semana ha sido parodiada, repetida y aplaudida en programas de radio y TV, no solo políticos.

A un año del estallido social, Chile decide si cambia uno de los últimos símbolos de la dictadura

Los controles perimetrales regían en la comunidad y en la ciudad de Madrid desde hacía dos semanas en algunos municipios (solo se accedía o se abandonaba estas zonas por motivos de necesidad básica: visitas médicas, laborales o atención a familiares y enfermos). Estas medidas ahora se extienden en otras zonas del país, por ejemplo, en la ciudad de Gijón. Además, desde mañana los confinamientos en la ciudad de Madrid serán más específicos y las restricciones rigen solo en algunas manzanas del castizo barrio de Chamberí, manzanas donde la incidencia del virus es alta.

Tampoco se cierran las fronteras de un país que posee en el turismo uno de sus principales motores económicos. El objetivo es computar 25 contagiados cada 100.000 habitantes y evitar una escalada del virus en un país que registra, hasta el momento, 1.046.132 casos y 34.752 fallecidos. ¿Cómo serán las Fiestas en este contexto? ¿Podrán reunirse las familias para la cena de Nochebuena el 24 de diciembre? ¿Habrá festejos el 31 de diciembre a la noche? Por el momento, la única celebración posible es aquella que se podría realizarse si esta iniciativa resulta exitosa a partir de una reducción de las tasas de contagios.