Esta isla está desapareciendo y reubicar a sus 436 habitantes cuesta una millonada

·4 min de lectura
Vista aérea de Tangier island, Virginia | fotografía Adrees Latif/Reuters
Vista aérea de Tangier island, Virginia | fotografía Adrees Latif/Reuters

La Cumbre climática de Glasgow #COP26 da sus últimos coletazos demostrando, una vez más, que el formato de promesas y acuerdos incumplidos es un gigantesco fracaso frente al trascendental desafío del calentamiento global. Los líderes políticos resuelven su papeleta anual, muestran su palmito de cara a la galería, pronuncian discursos solemnes repitiendo lo que dijeron el año pasado y regresan a sus países tras haber cumplido su papel en esta pantomima internacional. 

Ninguna de las razones y evidencias científicas para actuar con urgencia está consiguiendo los avances necesarios para, al menos, reducir el impacto del cambio climático en los próximos años. Pero quizá, las cada vez más pesadas razones monetarias tengan algo más de suerte y el poderoso caballero Don Dinero termine logrando lo que no se ha conseguido con datos y estudios científicos. La crisis climática supondrá pérdidas económicas tan gigantescas que los retrasos, excusas y reticencias actuales pronto saldrán tan caros que quizá consigan que los políticos muevan ficha de una vez. Un claro ejemplo de lo que nos costará mitigar algunos de los efectos del calentamiento global se ha publicado ayer mismo en Frontiers in Climate y tiene como protagonista una pequeña isla de Virgina, Estados Unidos.

La célebre bahía de Chesapeake en Estados Unidos abarca más de 8000 kilómetros cuadrados en dos estados, Virginia y Maryland, componiendo un magnífico estuario donde desaguan casi doscientos ríos. Entre sus miles de entrantes y salientes naturales, se encuentra una pequeña isla llamada Tangier, famosa porque sus habitantes aún conservan y usan un dialecto antiguo del inglés que se remonta al siglo XVI.

Sin embargo, la isla y con ella el pueblo donde viven 436 habitantes, se está hundiendo ante la imparable subida del nivel del mar en la zona. El estudio realizado por investigadores del Instituto de Ciencias Marinas de Virginia ha confirmado que, desde 1967, la isla de Tangier ha perdido el 62% de su área habitable por encima del nivel del mar y, lo que es peor, las predicciones apuntan a que desaparecerá completamente bajo las aguas en los próximos 15 a 30 años.

Sus habitantes lo perderán todo. Sus hogares, sus empleos, su manera de vivir. “Nuestro análisis muestra que el aumento del nivel del mar ha tenido un impacto severo en esta pequeña ciudad de Virginia. Muy pronto, los miembros de esta comunidad pesquera de Tangier se convertirá en refugiados del cambio climático y se verán obligados a trasladarse”, explica en Frontiers, David Schulte, autor principal del estudio.

Una casa en Tangier con el patio inundado | Edwin Remsberg / VWPics/Universal / Getty Images
Una casa en Tangier con el patio inundado | Edwin Remsberg / VWPics/Universal / Getty Images

Pero el estudio aún va más allá. Los investigadores también calcularon el coste de las dos opciones más inmediatas, cuánto costaría reubicar Tangier y cuánto costaría protegerlo de la subida del mar. Para realizar estas estimaciones, los autores del estudio tomaron como referencia otros esfuerzos similares que el gobierno federal de Estados Unidos ha realizado en el pasado reubicando otras comunidades amenazadas. Las conclusiones económicas del estudio señalan que proteger este pequeño pueblo costaría aproximadamente entre 250 y 350 millones de dólares. Estas cifras incluirían acciones como la construcción de un espigón de piedra a lo largo de las costas más vulnerables de la isla o la elevación de algunos puntos de la isla de hasta tres metros con arena dragada. Por otro lado, el traslado y reubicación de sus ciudadanos resultaría algo más barato… pero no demasiado. El estudio apunta a que esta opción se situaría entre los 100 y 200 millones de euros.

Ambas opciones representan un esfuerzo económico muy importante si tenemos en cuenta que se trata de solo un pequeño lugar con apenas 436 habitantes. La comprometida situación de Tangier es solo un ejemplo, un diminuto botón de muestra que podemos trasladar a otras zonas costeras mucho más pobladas de la costa estadounidense. La factura de proteger, restaurar o de reubicar ciudades enteras, con millones de habitantes, resultará simplemente desorbitada.

Vídeo | Así sonaban las sirenas de alerta de tsunami en Alaska tras el terremoto de 8,2 grados

Más artículos y estudios sobre clima y planeta en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Schulte, David, y Zehao Wu. «Prediction of the Climate Change-driven Exodus of the Town of Tangier, the Last Offshore Island Fishing Community in Virginia’s Chesapeake Bay.» Frontiers in Climate, vol. 3, 2021, DOI:10.3389/fclim.2021.779774.

Susana Burgelman “Enormous cost of relocating US climate refugees from coastal town a stark example for the whole world, researchers warn” Frontiers Science News

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente