Esta foto de Facebook hizo que acusaran a un hombre por la muerte de su pequeño hijastro hace 50 años

Un hombre está siendo juzgado por haber asesinado a su hijastro hace 50 años, una foto publicada en Facebook fue lo que condujo a su arresto.

David Dearlove, de 71 años de edad, ha sido acusado de matar a Paul Booth, un bebé de 19 meses, en el año 1968. Todo parece indicar que agarró al bebé por los tobillos, lo zarandeó y golpeó su cabeza contra una chimenea. Luego se pasó cinco décadas mintiendo sobre el incidente.

Peter, el hermano mayor del bebé, que en aquel momento tenía tres años, declaró ante un tribunal que había bajado sigilosamente las escaleras y había visto el brutal ataque a través de una rendija en una puerta.

Sin embargo, aunque Peter intentó en tres ocasiones distintas que la policía retomara la investigación, el caso permaneció cerrado durante cinco décadas.

En 2015 todo cambió, Peter se entrevistó con la policía, indignado por una imagen publicada en Facebook en la que aparecía Dearlove, quien ahora vive en Great Yarmouth, sosteniendo a su hermano menor.

Paul Booth tenía apenas 19 meses cuando murió. (Foto: PA)

El fiscal y Consejero de la Reina, Richard Wright, le dijo a la Corte de la Corona de Teesside que no cabía duda de que Paul había muerto como resultado de una fractura de cráneo, pero el jurado debía decidir cómo había sucedido.

Dearlove, quien niega tanto el homicidio como la tentativa de homicidio y tres acusaciones por maltrato, afirmó que Paul se había caído de la cama y se había golpeado la cabeza contra el suelo.

Wright dijo: “La policía entrevistó a Peter como testigo por primera vez en 2015, no le pidieron que declarara en 1968.

“Sus palabras en esa entrevista han sido las que nos han conducido aquí, 50 años después, al juicio de David Dearlove por el asesinato de su hijastro, Paul Booth.

“Peter le dijo a la policía que la muerte de Paul no se debió a una caída accidental de la cama. De hecho, esa noche de octubre vio cómo hirieron a Paul, cuando bajó sigilosamente las escaleras para beber un vaso de agua.

Esta imagen de David Dearlove y su hijastro Paul Booth fue publicada en Facebook hace dos años. (Foto: PA)

“A través de una rendija en la puerta del salón, había visto cómo David Dearlove, su padrastro, zarandeaba a Paul Booth mientras lo agarraba por los tobillos y golpeaba la cabeza del niño contra la chimenea, causándole una lesión mortal en el cráneo debido al impacto”.

“La muerte de Paul Booth no fue un accidente, fue el resultado de un acto deliberado. Fue un asesinato”.

El tribunal supo que la madre de los niños, Carol Booth, tenía tres hijos, incluida una niña llamada Stephanie, y que vivían en Haverton Hill, Stockton.

La señora Booth, que ya ha muerto, había comenzado una relación con Dearlove a principios de 1968.

Wright dijo que después de la muerte de Paul, los doctores habían hallado múltiples hematomas causados en “diferentes momentos” y que había sufrido numerosas “lesiones no accidentales”.

Afirmó: “Se puede concluir que Paul tenía un historial de lesiones considerables, sufridas en una serie de incidentes previos a su muerte, a menudo en los momentos en los que David Dearlove estaba solo a cargo del niño.

“Estos detalles pueden proporcionar un contexto significativo para valorar las circunstancias en las que se produjo la muerte de Paul”.

La casa en Stockton donde murió el bebé de 19 meses. (Foto: PA)

El jurado se puso al corriente de los supuestos abusos que Dearlove también cometió contra los otros dos hermanos, cuyos casos representan dos de los cargos por maltrato.

Wright afirmó que Peter estaba “extremadamente asustado”, debido a que su padrastro lo maltrataba con regularidad. Entre otras formas de abuso, hundía su cabeza en el agua del baño hasta prácticamente asfixiarlo.

Stephanie también afirmó que Dearlove a menudo se acostaba encima de ella en la cama, dejaba caer todo el peso de su cuerpo y la abofeteaba si lloraba.

El caso sigue abierto.

Ross McGuinness

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines