Esta es la razón por la que siempre llegas tarde (y tres formas para cambiarlo)

Todo el mundo tiene un amigo que siempre llega tarde: ese típico chico o chica que siempre llegan sofocados y jadeando, y que pierde vuelos y trenes constantemente.

¿Pero qué problema tienen realmente?

Algunos investigadores creen que en realidad algunas personas han “nacido para llegar tarde” y que tienen algún tipo de rasgo en su personalidad que hace que les sea muy difícil ser puntuales.

Una teoría, según el profesor Justin Kruger, es que la gente que suele llegar tarde tiende a subestimar groseramente el tiempo que se tarda en realizar tareas habituales.

Aunque también puede que intervenga algún factor de tipo psicológico más complejo, de acuerdo a Alfie Kohn, en un artículo publicado en Psychology Today.

Kohn dice lo siguiente: “Quizás los tardones disfrutan de la atención que se les presta al hacer su entrada triunfal y, sofocados, describir al grupo qué fue lo que le retrasó en esta ocasión”.

“O tal vez a esta gente simplemente les resulten indiferentes los efectos de hacer que otros les esperen, un síntoma de un egocentrismo más general; están imbuidos por sus propias necesidades y preferencias, y no se ponen en la piel de los demás, quizás un prerrequisito este último para esforzarse en llegar a la hora”.

A pesar de eso, Kohn dice que, para alguna gente ‒especialmente para aquellos que se perjudican a sí mismos, por ejemplo, perdiendo un vuelo‒, puede ser un defecto que intentan controlar.

Kohn escribe lo siguiente: “Sospecho que aquellos que siempre llegan tarde no hacen esto. Quizás sean propensos a olvidarse mientras están haciendo alguna cosa y no se dan cuenta de qué hora es hasta que es demasiado tarde”.

No quieras hacer varias cosas a la vez

¿Qué pueden hacer las personas “tardonas” para llegar en hora? Algo clave podría ser dejar de intentar hacer varias cosas a la vez.

El doctor Jeff Conte de la Universidad de San Diego dice que las diferencias de personalidad entre la gente significan que aquellas personas que suelen llegar tarde tienden a subestimar cuánto tiempo se tarda en realizar algunas tareas.

Si intentas hacer varias cosas ‒terminar el trabajo, vestirte y meter a los niños en la cama‒, llegarás tarde.

Piensa en el tiempo que otras personas pensarían que se podría tardar en hacer algo

Otra opción sería pensar cuánto tiempo te llevarán los distintos “pasos” para prepararte.

En el caso de mucha gente que siempre llega tarde, el problema es que subestiman el tiempo que se tarda en realizar tareas habituales antes de salir.

Algunos psicólogos han sugerido que el método de pensar cuánto tiempo pensaría otra persona que lleva hacer algo podría ayudar a la “gente tardona” a cambiar sus hábitos.

Así que imagina cuánto tiempo pensaría la persona con la que te vas a encontrar que se tarda en estar listo. Sal al pasar ese tiempo.

Fíjate mucha pequeñas metas

Si tienes que ir a un lugar, fíjate muchos pequeños objetivos en lugar de objetivos avariciosos y difíciles de superar.

Los psicólogos creen que puede ayudar desmenuzar una compleja tarea ‒prepararse para salir‒ en pequeños objetivos, como ponerse los zapatos.

Rob Waugh
Yahoo News Reino Unido

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines