Esra al-Ghamgham, la activista saudí que no ha sido ejecutada (aunque seguramente has leído lo contrario)

Desde hace varios días la noticia ha corrido como la pólvora y se ha hecho viral en las redes sociales. La defensora de los derechos humanos, Esra al-Ghamgham, había sido decapitada en Arabia Saudí. Numerosas cuentas difundían la información y provocaba reacciones de repulsa y rechazo hacia la monarquía asiática. Pero todo era mentira.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Simplemente con una rápida búsqueda en Internet se podía comprobar que la activista seguía viva, aunque continuaba bajo arresto por participar en manifestaciones pacíficas en las que reclamaba la libertad para los presos políticos en el país.

El origen de esta falsa información tiene su origen en diversos medios iraníes. Tanto Press TV como Shia Rights Watch entre otros publicaron la noticia de la ejecución junto a un vídeo en el que supuestamente se mostraba cómo había ocurrido. Ambos medios citaban “fuentes de Arabia Saudí” para dar credibilidad a la información.

Esra al-Ghamgham (Twitter).
Esra al-Ghamgham (Twitter).

Horas después, cuando algunos medios internacionales y varias cuentas en las redes sociales se hicieron eco, retiraron los artículos de sus webs, aunque todavía es posible encontrar los enlaces gracias a la información en caché.

Irán y Arabia Saudí llevan años enfrentados por el liderazgo regional. Ambos países están presentes en las guerras de Siria o Yemen en distintos bandos y su conflicto también ha llegado a los medios de comunicación, ya que transmiten bulos con el objetivo de perjudicar la imagen internacional del adversario.

En España la falsa noticia de la ejecución de la joven ha tenido mucho seguimiento, aunque rápidamente cuentas especializadas como Maldito Bulo se han encargado de mostrar que la información no era correcta. Tanto la hermana de Esra como una organización que lleva años pidiendo su liberación han asegurado que la activista está bien y han pedido que se deje de difundir su supuesta ejecución porque puede resultar perjudicada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También se ha sabido que la protagonista del vídeo de la decapitación es Laila Bint Abdul Basim, una mujer acusada de asesinar al hijo de su marido. Su muerte tuvo lugar en el año 2015 en Meca.

La foto de la defensora de los derechos humanos que más se ha difundido también es falsa. No corresponde a Esra al-Ghamgham sino a Samar Badawi, otra activista por los derechos de las mujeres saudíes que acaba de ser detenida nuevamente por gestionar la cuenta de Twitter de su marido. Es la hermana del bloguero Raif Badawi que cumple una condena de 10 años de cárcel y 1.000 latigazos por insultar al Islam.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No es la primera vez que un bulo se hace viral en las redes y hace picar a mucha gente. Recientemente Juan Carlos Girauta, diputado de Ciudadanos en el Congreso, publicó un tuit muy polémico en el que se burlaba de que unos jóvenes que estaban recorriendo el mundo en bicicleta habían sido asesinados en Tayikistán por terroristas. Un argumentario que El País desmonta en este artículo.

La proliferación de fake news es una realidad con la que hay que vivir hoy en día y por eso hay que ser muy cuidadosos con lo que leemos en las redes sociales o en medios de dudosa credibilidad. Muchas veces contrastar una información solo requiere un par de clics en el ordenador y este pequeño esfuerzo merece realmente la pena.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente