Esperanza Aguirre no se aplica el consejo que le dio a Carmena "en política hay que venir llorado de casa"

Sin duda, la imagen de Esperanza Aguirre haciendo pucheros frente a las cámaras es una de las imágenes de la semana. La ex presidenta del PP en Madrid no pudo contener la emoción al hablar sobre la detención de su mano derecha, Ignacio González, por supuesta corrupción en el Canal de Isabel II.

Pero esta escena contradice uno de los más duros consejos que Aguirre dio en su día a Manuela Carmena. “Hay que venir llorado de casa si se dedica a la política”, recomendó la lideresa del PP a la alcaldesa de Madrid, en un Pleno del Ayuntamiento celebrado en diciembre de 2015.

¿Y qué hizo Carmena para tener que oír semejante frase, digna de la señorita Rottenmeier? La jueza no derramó ni una lágrima, solo se quejó de que los populares utilizaban descalificaciones y chanzas en los debates del consistorio, y les pidió más moderación para su correcto desarrollo. Para Esperanza, esta petición no era nada más que un lloriqueo de alguien que no está acostumbrado a la lucha entre fuerzas políticas, de ahí lo de llorar en casa.

Pero Esperanza no se ha aplicado el cuento cuando a la salida de la Audiencia Nacional, tras declarar como testigo por la trama de corrupción Gürtel surgida alrededor de este partido, se ha emocionado y ha ‘llorado’ (sin que sus lacrimales entraran en funcionamiento, dicha sea la verdad) ante los periodistas al referirse a la detención de su sucesor en la presidencia de la Comunidad de Madrid. 

“Si es culpable, para mí, que he puesto mi confianza en él durante tantos años, es un palo verdaderamente muy, muy relevante; y si no lo es, yo también estoy conmocionada porque el calvario que está pasando y el que le queda por pasar, porque la justicia en España es muy lenta, también lo sería”, ha explicado Esperanza Aguirre con emoción.

Esperanza Aguirre habla con los medios a su salida de la Audiencia Nacional (EFE)
Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines