Podemos espera que la Casa Real no cuestione la actividad de Iglesias en Bolivia

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 11 nov (EFE).- Podemos espera que la Casa Real no cuestione la actividad del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en su viaje junto al rey Felipe VI a Bolivia en el que tuvo actos paralelos, ya que entiende que hacerlo supondría "atentar contra la neutralidad de la Casa Real".

"Estaríamos ante algo muy grave", ha censurado el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, en una rueda de prensa en la que ha hecho referencia al supuesto malestar de la Casa Real por el viaje en el que Iglesias acompañó al rey para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente de ese país.

En Zarzuela no hacen comentario alguno ante las informaciones sobre supuestos problemas protocolarios, y enmarcan en la normalidad la presencia del vicepresidente segundo en la delegación que acudió a la toma de posesión del nuevo presidente boliviano.

Iglesias ha sido cuestionado por varios partidos por haber desarrollado una agenda propia en un momento en que su papel era el de acompañar al rey, ante lo que el Gobierno sostiene que no ha revisado ni valorado las actividades que Iglesias ha llevado a cabo "como líder político", en referencia a que es secretario general de Podemos.

El vicepresidente impulsó una declaración en favor de la democracia y en contra de la ultraderecha junto a los presidentes de Argentina y Bolivia y los expresidentes de Bolivia Evo Morales, de España José Luis Rodríguez Zapatero, de Brasil Dilma Rousseff, de Ecuador Rafael Correa y de Grecia Alexis Tsipras.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso ha admitido no tener de primera mano "ninguna información directa" de las quejas de Casa Real al papel de Iglesias.

El secretario primero de la Mesa del Congreso y diputado de Unidas Podemos, Gerardo Pisarello, ha defendido que la presencia del jefe del Estado en Bolivia es "una consecuencia de una decisión del propio Gobierno" y ha revelado que Iglesias estuvo presente en la delegación española "por encargo específico del presidente Pedro Sánchez".

"La actuación del jefe del Estado está refrendada por el poder político por tanto Zarzuela no tiene nada que decir", ha incidido.

Y ha subrayado que la Declaración de la Paz la suscribieron jefes de Estado y de otros países de América y de Europa entre los cuales se encontraba el propio expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

"Tengo dudas de que el PSOE considere que las actuaciones de un ex jefe de Gobierno como José Luis Rodríguez Zapatero forme parte de una democracia paralela", ha indicado Pisarello en referencia a la declaración contra la ultraderecha que enmarca en "un sentido común de época".

Al respecto, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha cuestionado al Gobierno por tener una "agenda ideológica" basada en "alianzas marxistas" y ha reprochado que hayan "sometido" al rey a ir a viaje a Bolivia en presencia de "comunistas levantando el puño".

(c) Agencia EFE