Esparcen en Lanzarote las cenizas de un británico que asesinó a 13 mujeres

·2 min de lectura
Peter Sutcliffe, en una de sus visitas al juzgado, en una imagen de archivo. (Photo: Bettmann via Getty Images)
Peter Sutcliffe, en una de sus visitas al juzgado, en una imagen de archivo. (Photo: Bettmann via Getty Images)

Peter Sutcliffe, en una de sus visitas al juzgado, en una imagen de archivo.  (Photo: Bettmann via Getty Images)

Una turista británica ha esparcido esta semana en la costa de Lanzarote las cenizas de Peter Sutcliffe, conocido como “el destripador de Yorkshire”, un asesino múltiple que mató a trece mujeres en el Reino Unido entre 1975 y 1980, según ha publicado este domingo el diario The Sun.

El tabloide cita como fuente el testimonio de la mujer que asegura haber llevado a una playa del municipio de Tías, durante un viaje de vacaciones, la urna con los restos de Sutcliffe, que murió de covid-19 en noviembre de 2020 a los 74 años.

“Le prometí a Peter que esparciría sus cenizas en un lugar bonito y soleado cuando me fuera de viaje”, ha explicado a The Sun la mujer, que visitaba regularmente en prisión a Sutcliffe y que ha pedido que no se revele su identidad. “Sé que la gente pensará que es espantoso, pero en lo que a mí respecta, estaba cumpliendo los deseos de un anciano moribundo. Quería estar en un lugar mejor y más feliz”, ha añadido la mujer.

Vera Millward, Jayne MacDonald, Josephine Whittaker and bottom left to right; Jean Royle, Helga Rytka y Barbara Leach, seis de las víctimas del feminizida británico, identificadas en 1979. (Photo: Keystone via Getty Images)
Vera Millward, Jayne MacDonald, Josephine Whittaker and bottom left to right; Jean Royle, Helga Rytka y Barbara Leach, seis de las víctimas del feminizida británico, identificadas en 1979. (Photo: Keystone via Getty Images)

Vera Millward, Jayne MacDonald, Josephine Whittaker and bottom left to right; Jean Royle, Helga Rytka y Barbara Leach, seis de las víctimas del feminizida británico, identificadas en 1979.  (Photo: Keystone via Getty Images)

Peter William Sutcliffe trabajaba como enterrador en la localidad de Bingley, en el condado de Yorkshire​. Fue detenido en 1981 y condenado a cadena perpetua. Su modus operandis solía consistir en derribar a la mujer agredida, pateándola tan fuertemente con sus negras botas de cuero, que las marcas de las suelas quedaban impresas en la piel. Una vez que tenía a la víctima indefensa en el suelo, la remataba asestándole golpes en la cabeza y, acto seguido, le infería hondos cortes en el vientre con un cuchillo o mediante un agudo destornillador. Llegó a extraer algunos órganos.

La historia de sus crímenes la relata, en cuatro episodios, la serie documental de la plataforma Netflix The ripper (2020), difundida en España con el título El destripador de Yorkshire.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR