Un vídeo como prueba de que cualquier excusa vale para dar palos a la selección española

·5 min de lectura
Jugadores de la selección española saliendo del hotel en Sevilla antes del partido contra Polonia el pasado 19 de junio. Foto: Twitter @SeFutbol
Jugadores de la selección española saliendo del hotel en Sevilla antes del partido contra Polonia el pasado 19 de junio. Foto: Twitter @SeFutbol

Cualquiera que siga mínimamente la actualidad futbolística o que tenga algún interés en el balompié o en el deporte en general conoce el concepto de "hotel de concentración". Normalmente los jugadores no acuden directamente desde sus casas al estadio donde va a disputarse un partido, y más cuando el encuentro se disputa lejos de su lugar habitual de entrenamiento. Lo que suele ocurrir, y más en víspera de citas importantes, es que la plantilla se reúna, e incluso pase la noche anterior, en un alojamiento en el que convivir con el resto del equipo para aislarse del entorno y mantener la concentración adecuada.

Así lo está haciendo, por ejemplo, la selección española de cara a su participación en la Eurocopa que está en juego ahora mismo. La Roja es uno de los aspirantes que tienen la suerte de contar con su propia sede y disputar la fase de grupos entera en un mismo lugar, que en este caso es Sevilla. Por qué su cuartel general está en la Ciudad del Fútbol de la Federación en Las Rozas, de manera que tienen que estar yendo y viniendo continuamente de Madrid a Andalucía, en lugar de haberse instalado definitivamente en el sur, es algo que lamentablemente no somos capaces de explicar.

En cualquier caso, los convocados viajaron a orillas del Guadalquivir y permanecieron en un hotel hasta pocas horas antes de disputar su, por ahora, último duelo, contra Polonia, en el estadio de La Cartuja de la capital hispalense. Los encargados de comunicación del equipo nacional quisieron publicar unas imágenes de cómo el plantel salía del establecimiento para montarse en el autobús que les llevaría al campo, entre los aplausos y ánimos de aficionados congregados en la puerta. Era difícil imaginar que semejante escena tan habitual iba a causar ningún tipo de polémica.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Porque "habitual" es el adjetivo que mejor describe a esta situación. Jugadores concentrados para el trabajo que tienen que hacer pocas horas después, manteniendo la calma, centrados en lo suyo, que se dirigen directamente al transporte sin detenerse ni despistarse con nada ni con nadie, a pesar del bullicio que forman a su alrededor los seguidores que quieren transmitirles su apoyo. Es exactamente la misma manera en que se comportan los mismos futbolistas cuando se encuentran en una situación similar con sus respectivos clubes.

En esos casos no ocurre absolutamente nada. Las estrellas van a lo suyo, los admiradores se conforman con observarlas, nadie se escandaliza, nadie se ofende. Pero con la selección es diferente. El vídeo se ha llenado de comentarios tremendamente críticos, de los que podemos destacar algunos:

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

"Vergüenza", "basura", "sinvergüenzas" y otros calificativos más gruesos son los que han recibido los integrantes de la delegación de España por mantener su concentración y no dedicar un saludo a los hinchas que estaban allí. ¿Que podrían haberlo hecho y habría sido un gesto bonito que no les habría supuesto esfuerzo alguno? Sin duda; alguien en el departamento de Relaciones Públicas de la Federación debería dar un toque de atención al respecto. Pero una cosa es eso y otra muy diferente es caer en el insulto y la agresión verbal, exagerando hasta límites grotescos las consecuencias de una acción que puede quedar fea, pero no es ni mucho menos tan grave como para justificar tal reacción ni es nada que no hayamos visto ya.

Ocurre que contra la actual selección española todo vale. No porque sea, como dice el tópico, "el equipo de todos" y al sentirlo como propio nos creamos con más derecho al palo gratuito; más bien al revés, aquí siempre hemos tenido cierto desapego por los representantes del país en torneos internacionales. Pero en esta ocasión parece agravarse posiblemente por la figura del jefe desde el banquillo, Luis Enrique, que por motivos históricos cae mal a una mitad muy concreta de la hinchada y, gracias a su carácter un tanto presuntuoso sin que (de momento) los resultados le respalden, solamente regular a la otra.

Los exaltados que tanto insultan saben perfectamente que si el mismo comportamiento a la salida de un hotel lo hubieran tenido, por poner algunos ejemplos, el Atlético de Simeone, el Real Madrid de Zidane o el Barcelona de Guardiola, no se habría formado tanto revuelo. Recrudecer los ataques contra la selección por semejante asunto solo sirve para enrarecer un poco más un ambiente que ya de por sí, en vista de los problemas que está mostrando el equipo en lo que va de torneo, no es el más agradable

Si se quiere ayudar a revertir la situación y a que la Roja vuelva a la senda del triunfo, desde luego, es contraproducente. Ahora bien, si se trata de cargarse a Luis Enrique como sea y de paso de poder presumir dentro de unas semanas de haber visto venir el desastre, fomentar la crispación de esta manera es una buena herramienta para que el plan salga adelante. Cada uno sabrá cuáles son sus objetivos.

VÍDEO | Un equipo catalán celebra su ascenso con una estelada y desata la polémica

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente