España vive un auténtico drama con la natalidad que pone en peligro su futuro

En España cada vez hay menos niños. Esta frase lapidaria cacareada tantas y tantas veces en los últimos años esconde una verdad de lo más preocupante. Los datos de la natalidad se desploman año a año y siguen marcando nuevos mínimos desde que empezó la serie histórica, allá por los años 40, generando una gran incertidumbre de cara al futuro.

Las cifras son elocuentes. En 2021 nacieron 336.247 bebés, en 2020 fueron 341.315, en 2019 360.617, en 2018 372.777. Y así sucesivamente. Un retroceso que parece que no tiene freno y que muestra que la situación en España en este aspecto es dramática.

España tiene muchos problemas con la natalidad (Getty Creative)
España tiene muchos problemas con la natalidad (Getty Creative)

Solo hay que echar la vista atrás para apreciar la magnitud del problema. La única vez que se ha superado el medio millón de nacimientos desde 1982 fue en 2008, cuando se produjeron 519.779 alumbramientos. El resto del tiempo una línea de caída abrupta y sin freno.

Lógicamente, la llegada de la democracia en los 70 y la paulatina incorporación de la mujer al ámbito laboral supuso una reducción del número de bebés. Si en 1974 el número de hijos por mujer, esto es el índice de fertilidad, se situaba en 2,89, es decir, casi tres, apenas una década después, en 1984 se había reducido considerablemente, hasta 1,72. Por ponerlo en contexto, la fecundidad de reemplazo debe estar en 2,1 hijos por mujer para garantizar una pirámide de población estable.

Unas cifras que iban en consonancia con las de otros países del entorno. El problema es que España no ha conseguido estabilizarlas en ningún momento desde entonces, pasando a convertirse en el segundo país de la Unión Europea con menos nacimientos por mujer, con 1,19 en 2020, solo superado por Malta y muy lejos de la media de la UE (1,5).

Analizando la serie histórica, se aprecia que solo durante un breve periodo de tiempo (entre 1998 y 2008) se produjo un pequeño repunte para después continuar la caída. No es casualidad. Esa década coincidió con un periodo de bonanza económica y con bajos niveles de desempleo que hizo que las parejas se animaran a tener más hijos.

Cuesta bajo nuevamente tras la crisis de 2008

Sin embargo, la crisis financiera hizo que esas cifras cayeran nuevamente y no se han vuelto a recuperar. La pandemia de coronavirus, en este sentido, tampoco ha ayudado.

Los estudios de los últimos años han señalado 'machaconamente' dos certezas. La primera es que a mayor nivel de estudios, se tienen menos hijos. La segunda es que un factor fundamental en la natalidad es la estabilidad económica y laboral.

Con ausencia de trabajo o con un empleo precario, normalmente se suele retrasar la edad de tener un hijo. De esta manera, entramos en un círculo vicioso en el que la media de la maternidad va subiendo y, como la fertilidad a edades más avanzadas es menor, hay más problemas para concebir. Los expertos señalan que un 22% no pueden tener hijos, pero es esperable que la cifra siga creciendo.

Las españolas cada vez tienen los hijos más tarde. (REUTERS/Jon Nazca)
Las españolas cada vez tienen los hijos más tarde. (REUTERS/Jon Nazca)

Los factores antes apuntados y algunos más muestran que en el 2021 la edad media de maternidad se situó a los 32,6, mientras que las mujeres de 34 años fueron las que más hijos tuvieron. En 1980 era 25,06, en el 2000 29,09 y en 2010 29,82.

Atendiendo a los datos comunitarios de 2020, España se situaba en los 31,2 años, por lo que en solo un año se ha producido un fuerte retroceso. Las informaciones de Eurostat reflejan que la media está en 29,5, mientras que países como Alemania (29,9) o Francia (28,9) se ubican sensiblemente por debajo de las cifras españolas.

Así pues, la radiografía de la natalidad en España deja una imagen muy preocupante. Está por ver si el final de la pandemia de coronavirus ayuda a un repunte o si el país continúa en su espiral descendente.

EN VÍDEO I El curioso movimiento reflejo que tienen todos los bebés y que desaparece al crecer

Más historias que te pueden interesar: