Alemania y Austria responden a la llamada de auxilio de Portugal: ¿España le está dando la espalda?

Javier Taeño
·5 min de lectura

La tercera ola del coronavirus está golpeando duramente en toda Europa y los países imponen medidas restrictivas para intentar frenar unos contagios que ponen en riesgo la capacidad de los hospitales.

El más afectado actualmente es Portugal, donde el virus está tan descontrolado que incluso ha sido capaz de poner en duda sus capacidades sanitarias y le va a obligar a pedir ayuda a sus socios comunitarios. Una llamada de auxilio a la que de momento han respondido desde Alemania y Austria y en la que España de momento guarda silencio.

Cola de ambulancias para entrar en un hospital en Lisboa. (Photo by Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images)
Cola de ambulancias para entrar en un hospital en Lisboa. (Photo by Juan Carlos Lucas/NurPhoto via Getty Images)

Las cifras en suelo luso son dramáticas. Tras gestionar de forma exitosa la primera ola y con una segunda que fue alta, pero se mantuvo bajo control, la tercera ha sido demoledora. En un país en el que viven poco más de 10 millones de personas se han llegado a reportar hasta 16.000 casos y 300 muertes en solo 24 horas.

Por ponerlo en contexto, es como si en España, con una población más de cuatro veces superior, se hubieran producido unos 70.000 contagios diarios y 1.300 muertes.

Estos datos han llevado a los hospitales y a los sanitarios lusos a una situación límite. La ocupación de las UCI ronda el 90% y hasta un 70% del personal médico en los hospitales se ha contagiado de coronavirus. Si además añadimos el hecho de que los portugueses cuentan de por sí con un bajo rango de camas en unidades de cuidados intensivos en relación a sus habitantes aparece la tormenta perfecta.

La tercera ola en Portugal está siendo demoledora (Worldometers.info)
La tercera ola en Portugal está siendo demoledora (Worldometers.info)

Mientras que las ambulancias hacen cola llevando a enfermos de covid, el Gobierno luso ha mandado un mensaje de socorro tras constatar que su sistema sanitario está colapsado y que hacen falta refuerzos de Europa.

Y de momento llegan de Alemania y Austria, pero no tanto de España, el único país con el que Portugal tiene frontera terrestre; una extensión de más de 1.200 kilómetros que la convierte en la más larga de la UE.

Desde hace unos días ya hay técnicos alemanes en suelo portugués estudiando las necesidades sanitarias del país. De momento van a enviar un equipo de 27 médicos y sanitarios que estarán al menos tres semanas en territorio luso apoyando a los locales. Una asistencia que se va a completar con el envío de material médico entre el que se incluyen camas hospitalarias de campaña y respiradores móviles.

Los germanos también se han ofrecido a acoger a pacientes portugueses graves en sus hospitales, pero el requisito es que no sean enfermos de coronavirus, sino de otras dolencias.

Austria, por su parte, está dispuesta al traslado de pacientes portugueses enfermos de coronavirus por vía aérea. Este gesto solidario del país austriaco ya se hizo en otros momentos de la pandemia con personas de Francia, Italia y Montenegro y puede ayudar a reducir la incidencia en Portugal y salvar vidas. Tanto alemanes como austriacos han reducido el número de contagios en las últimas semanas y parecen tener la pandemia un poco más controlada.

Respecto a España sorprende que, con los profundos lazos que existen entre ambos países y la cercanía, hasta el momento la ayuda no esté siendo tan destacada. Por el momento ya se está estudiando el traslado de algunos enfermos a hospitales españoles en Vigo, Zamora, Badajoz y Sevilla y se ha planteado la posibilidad de poner en los puertos de la ciudad gallega y de Viana de Castelo dos buques medicalizados para aliviar la sobrecarga de los hospitales.

Sin embargo, todo ha quedado de momento en una declaración de intenciones y la postura oficial es que se auxiliará al país luso en el momento en el que este lo solicite formalmente, aunque por ejemplo la Junta de Extremadura ya ha rechazado el traslado de pacientes por la complicada situación sanitaria en la comunidad, tal y como cuenta ABC.

Hospital militar en Portugal siendo transformado en un recinto para pacientes de coronavirus. (AP Photo/Armando Franca)
Hospital militar en Portugal siendo transformado en un recinto para pacientes de coronavirus. (AP Photo/Armando Franca)

Es probable que una vez que los portugueses pidan ayuda el Gobierno español colabore activamente dentro de sus posibilidades para aliviar la presión hospitalaria, pero de momento las iniciativas alemana y austriaca, situados mucho más lejos geográficamente, están haciendo que la eventual asistencia española quede un tanto descafeinada.

Cabe señalar que la situación española en la tercera ola es todavía muy grave y que aunque la incidencia empieza a bajar lentamente, lo cierto es que el país ha notificado en los últimos días récords de toda la pandemia en contagios y muertes, por lo que su situación sanitaria probablemente no sea tan buena como en Alemania o Austria. De hecho, a petición portuguesa se ha cerrado la frontera entre ambos países al menos hasta el 10 de febrero y solo se podrá viajar por motivos justificados.

Las causas del colapso

Respecto a los motivos que han llevado al país luso a una situación tan mala, no se puede olvidar la falta de restricciones en las Navidades. El Gobierno permitió la circulación por todo el territorio, se suavizaron los toques de queda y no se pusieron límites a las reuniones familiares.

Ya en Nochevieja se recuperaron las medidas e incluso se agravaron ante el repunte de casos, pero ya era tarde ante la incidencia que la variante británica ha tenido en el aumento de los contagios. El resultado es ahora esta situación dramática que las autoridades intentan contener con la ayuda de los socios europeos. Está por ver cómo evoluciona la pandemia en suelo luso.

EN VÍDEO I Así se realizan los test anales para detectar la Covid-19

Más historias que te pueden interesar sobre el coronavirus: