Espaldarazo de Occidente a Ucrania en el Consejo de Seguridad de la ONU

·4 min de lectura
Espaldarazo de Occidente a Ucrania en el Consejo de Seguridad de la ONU

Las potencias occidentales arroparon este jueves a Ucrania en el Consejo de Seguridad de la ONU frente a las nuevas amenazas lanzadas por el presidente ruso, Vladímir Putin, que optó por movilizar a cientos de miles de reservistas y recordar al mundo su enorme arsenal nuclear.

Esta nueva fase en la que parece entrar el conflicto centró un encuentro ministerial en paralelo a la Asamblea General de Naciones Unidas, que continúa marcada casi en exclusiva por la guerra en Ucrania.

En él, Estados Unidos, el Reino Unido y los países de la Unión Europea (UE) arremetieron con dureza contra los últimos anuncios del Kremlin y volvieron a dejar claro que apoyarán a Ucrania durante todo el tiempo que sea necesario.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, cargó contra Putin por "echar gasolina al fuego que él empezó" precisamente durante la semana en la que los representantes de todo el mundo se reúnen en Naciones Unidas.

Según Blinken, el orden internacional que representa la ONU está siendo "destrozado ante nuestros ojos" y, por ello, no se puede permitir que Putin "se salga con la suya".

"Un hombre eligió esta guerra y un hombre es quien puede terminarla. Porque si Rusia deja de luchar, la guerra se acaba, y si Ucrania deja de luchar, es Ucrania la que se acaba", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

AP / Mary Altaffer
Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, se dirige al Consejo. - AP / Mary Altaffer

El titular de Exteriores británico, James Cleverly, subrayó que esta es "una guerra de anexión, de conquista", a la que ahora Putin "quiere enviar aún más jóvenes rusos, haciendo la paz todavía más improbable". "El señor Putin debe entender que el mundo está mirando y que no vamos a rendirnos", recalcó.

Ucrania, mientras, aprovechó para enviar un mensaje a Rusia: "Pueden movilizar a 300 000 o a 500 000 personas, pero no ganarán esta guerra", dijo su ministro de Exteriores, Dmytro Kuleba.

Lavrov esquiva las críticas

Ni ese discurso ni ningún otro escuchó el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, que hizo acto de presencia únicamente a la hora de su intervención para abandonar la sala inmediatamente después.

Lavrov justificó una vez más la "operación militar especial" de su país asegurando, entre otras cosas, que desde 2014 Ucrania está en manos de nacionalistas radicales, rusófobos y neonazis" que han aplastado los derechos de buena parte de la población y prohibido el idioma ruso.

El ministro ruso pasó de puntillas sobre la situación del conflicto y no hizo referencia ni a la contraofensiva ucraniana ni a la movilización de reservistas anunciada el miércoles, pero cargó con mucha dureza contra el apoyo occidental a Kiev.

AP / Mary Altaffer
Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, solo estuvo presente en la reunión en el momento de su intervención. - AP / Mary Altaffer

Según dijo, Estados Unidos y Europa están armando y entrenando al Ejército ucraniano con el "objetivo obvio" de "alargar la lucha lo más posible a pesar de las víctimas y la destrucción con el fin de desgastar y debilitar a Rusia".

"Esa política supone una participación directa de Occidente en el conflicto y los convierte en parte del conflicto", insistió.

China, mientras, mantuvo su posición neutral e insistió en la necesidad de una negociación para poner fin a la guerra.

Por su parte, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo que a su país le "preocupa que el Consejo de Seguridad no haya sido capaz de cumplir con su función esencial de garantizar la paz y la seguridad" y argumentó que "corregir esto depende ahora de nosotros: es el momento de reformas estructurales".

Dijo, además, que México percibe un apoyo de la comunidad internacional a la formación de un "comité de mediación" que estaría impulsado por personalidades como el papa Francisco y el primer ministro indio, Narendra Modi, además del secretario general de la ONU, António Guterres, pese a que ese proyecto ya ha sido descalificado por Ucrania, que lo calificó de "plan ruso".

Hacer justicia

La reunión, convocada por Francia, buscaba en especial discutir cómo se puede garantizar que haya justicia por los crímenes que se están cometiendo en Ucrania, algo que la ministra de Exteriores gala, Catherine Colonna, consideró vital.

"Los responsables serán identificados y juzgados. Estos crímenes no quedarán sin castigar", dijo a los periodistas, subrayando que es algo fundamental para evitar que este tipo de situaciones se repitan en el futuro.

Numerosos países mostraron su espanto ante las supuestas atrocidades descubiertas tras la retirada de tropas rusas de zonas liberadas por Ucrania, como en la localidad de Izium, en la región oriental de Járkov, donde han aparecido los restos de al menos 440 personas.

En la reunión participó el fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, quien anunció que va a enviar un equipo la próxima semana a investigar supuestos crímenes en el este de Ucrania.