España rebaja al 1,6% su previsión de crecimiento para 2020

El gobierno de España revisó a la baja este martes, de 1,8% a 1,6%, su previsión de crecimiento para 2020, aduciendo el contexto internacional y el fin del dinámico crecimiento que siguió a la crisis.

Ahora, la previsión es de un crecimiento del 1,6% del PIB, frente al 1,8% anterior, anunció en rueda de prensa la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

"Preferimos ser prudentes" en un contexto internacional de "relativa incertidumbre", señaló.

A finales de enero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) también revisó a la baja su previsión para España en 2020, a 1,6% frente al 1,8% previsto anteriormente, a causa de una desaceleración de la demanda interna y perspectivas menos buenas para las exportaciones.

España se encuentra en "una senda de moderación del crecimiento desde el máximo alcanzado en 2015, a medida que ha ido madurando el ciclo económico", reconoció Calviño.

Para 2021, el gobierno espera un crecimiento de 1,5%.

Luego del regreso al crecimiento a fines de 2013, España ha visto su PIB progresar con fuerza, generalmente por encima del 3%, en parte gracias a la recuperación tras los años de crisis, con los hogares y empresas volviendo a consumir e invertir.

En 2019, la desaceleración del crecimiento fue especialmente marcada (+2%), aun cuando se situó por encima de la zona euro (+1,2%).

Sin embargo, el país sigue sufriendo de una alta tasa de desempleo de cerca de 13,8%, más del doble de la media europea. El gobierno espera reducirla a 13,6% este año y a 13% en 2021, dijo la vicepresidenta de Asuntos Económicos.

Un experto de Naciones Unidas criticó la semana pasada los "escandalosamente altos" niveles de desigualdad en el país, donde más del 26% de la población está en riesgo de pobreza o exclusión social, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), una de las tasas más altas de Europa.