Los españoles, de los europeos que menos recurren a guarderías para conciliar

Dos niños se asoman por el cristal de una guardería cerrada. EFE/Jan Woitas/Archivo

Bruselas, 10 oct (EFE).- Los españoles con responsabilidades parentales se encuentran entre los ciudadanos de la Unión Europea (UE) que menos recurren a servicios de cuidado de niños para conciliar la vida familiar con la profesional, según datos publicados hoy por Eurostat, la oficina comunitaria de estadística.

En España, solo un 17 % de las personas que trabajan y tiene niños a cargo recurrió a guarderías en 2018, cifra que solo superó a Malta (12 %) y Rumanía (16 %).

Otros países que recurren poco a guarderías son el Reino Unido (18 %), Croacia (20 %) e Irlanda, Italia y Chipre (22 % cada uno).

En el otro extremo, en Hungría (60 %) y Dinamarca (59 %) más de la mitad de los trabajadores con hijos utilizaron servicios de cuidado infantil, por delante de otros países como Letonia y Eslovenia (48 % cada uno), Luxemburgo (44 %), Portugal (43 %), Suecia (42 %) y Lituania (41 %).

A escala europea, el 28 % de las personas con responsabilidades parentales declararon que no utilizaban servicios de guardería para al menos uno de sus hijos.

Las principales razones por las que las personas no utilizaban servicios de cuidado de niños eran el hecho de disponían de sus propios medios o contaban con su pareja (según el 47 % de los que no utilizaban guarderías, principalmente en Letonia), que los niños "se cuidaban solos" (el 18 %, sobre todo en Finlandia o Dinamarca) y que recurrían a una "ayuda informal" (el 15 %).

Según esta estadística sobre conciliación, en 2018, entre los 308 millones de personas de entre 18 y 64 años en la UE, algo más de un tercio (el 34 %, 106 millones) tenía responsabilidades familiares: debían ocuparse de hijos de menos de 15 años (el 29 %, 89 millones), de miembros de la familia con alguna incapacidad (el 4 %, 13 millones) o de ambos a la vez (el 1 %, 4 millones).

Los datos muestran que más mujeres que hombres (el 37 % frente al 32 %) tenían a su cargo estas responsabilidades.

Irlanda fue el país con mayor proporción de personas que se ocupaban de hijos o familiares con alguna incapacidad (el 42 % de la población de entre 18 y 64 años), seguido de Suecia y Luxemburgo (35 % cada uno) y de Estonia y Francia (34 % en cada caso).

Al contrario, los menores porcentajes se observaron en Bulgaria (24 %), Alemania (26 %) y Croacia, Grecia y Austria (27 % cada uno).

Por otra parte, el 27 % de trabajadores con responsabilidades parentales adaptó su trabajo para asumirlas mejor, entre los que las mujeres fueron más numerosas: más del doble de mujeres que de hombres declararon que esas tareas tuvieron una incidencia en sus compromisos laborales (el 39 % frente al 17 %).

Los principales cambios adoptados fueron la disminución del tiempo de trabajo (el 10 %), el cambio de empleo o una excedencia por motivos familiares (el 3 %), una modificación para poder incrementar los ingresos (2 %) o unas tareas menos exigentes en el trabajo (1 %), entre otros.

Los Estados miembros donde hubo menos adaptaciones fueron Rumanía (el 7 % de los trabajadores con responsabilidades parentales así lo hizo), Eslovaquia (9 %) y Croacia (10 %) y, donde más, en Holanda (50 %) y Suecia (54 %).