La española Elena García gana el premio popular al Inventor Europeo 2022

·4 min de lectura

Berlín, 21 jun (EFE).- La española Elena García Armada ha ganado el premio popular al Inventor Europeo 2022, un reconocimiento que otorga la Oficina Europea de Patentes (OEP) a la innovación científica y técnica en Europa, por su desarrollo del primer exoesqueleto adaptable para niños en silla de ruedas.

García, que concurría en la categoría de investigación, se ha alzado finalmente con el premio del público, elegido mediante una votación popular en internet.

El galardón reconoce el trabajo pionero de la ingeniera española en exoesqueletos pediátricos, una solución que permite caminar a los niños en silla de ruedas durante las sesiones de rehabilitación, reduciendo la degradación muscular y las posibles complicaciones médicas.

"Este premio significa que tenemos la responsabilidad de hacer llegar esta tecnología a toda la gente que lo necesita", ha afirmado la investigadora al recoger la distinción.

García, que es profesora de ingeniería en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), tuvo la idea después de conocer a una niña llamada Daniela paralizada por un accidente de tráfico y descubrir que no existían este tipo de soluciones para pequeños.

"Este premio es un orgullo para mí y es también un orgullo para España porque esto es un éxito científico fruto de la transferencia del conocimiento de nuestro país", destaca la científica en un comunicado, en el que afirma que es "un inmenso honor retomar el testigo" de Margarita Salas, la última española ganadora de este reconocimiento.

"Ahora queda dar el último paso, pero el más importante, que es lograr que el exoesqueleto esté disponible para los niños y niñas que lo necesitan. Y aquí es clave, fundamental y determinante que exista una acción política decidida para que las familias puedan acceder a esta tecnología", añade García.

El invento, que se adapta al movimiento de cada paciente a medida que avanza su rehabilitación, ha permitido caminar por primera vez en su vida a niños en silla de ruedas y ya está en uso en centros de rehabilitación y hospitales de la Unión Europea (UE) y México.

UN RECONOCIMIENTO A LA INNOVACIÓN EUROPEA

Los premios anuales a la innovación de la OEP, que reconocen a inventores cuyo trabajo ayuda a resolver algunos de los principales problemas que afectan al mundo en el presente, se han entregado este martes en una gala retransmitida en directo desde Múnich, en el sur de Alemania.

La química francesa Claude Grison se alzó con el Premio Inventor Europeo 2022 en la categoría Investigación gracias al desarrollo de un método que utiliza las plantas para absorber metales pesados de los suelos contaminados y permite reutilizarlos como catalizadores en la industria.

El galardón en la categoría de países no pertenecientes a la OEP ha recaído en el químico canadiense-estadounidense Donald Sadoway por su invención de una batería de metal líquido que permite almacenar energía solar y eólica.

El dúo de científicas suizo-francés Madiha Derouazi y Elodie Belnoue ha ganado el premio en la categoría de PYMES con la plataforma que crearon para producir vacunas terapéuticas contra el cáncer que ayudan al sistema inmunitario a reconocer y destruir las células cancerosas del organismo.

También en esta categoría había representación española, con el equipo hispano-indonesio formado por Nuria Espallargas y Fahmi Mubarok, que desarrollaron un innovador recubrimiento cerámico en espray para proteger los componentes industriales del desgaste, pero finalmente no se hizo con el galardón.

En la categoría industria la distinción ha ido al equipo de científicos estonios Jaan Leis, Mati Arulepp y Anti Perkson por su invención de materiales optimizados a base de carbono para ultracondensadores que permiten una carga y una liberación de energía rápidas.

El premio a la trayectoria ha reconocido la carrera de la bioquímica húngara Katalin Karikó, especializada en la investigación de las aplicaciones terapéuticas del ARN mensajero, una tecnología clave para el desarrollo de las vacunas contra la covid-19 de empresas como Pfizer o Moderna.

En esta edición se ha entregado también el primer premio a los jóvenes inventores, lanzado por la OEP para reconocer las innovaciones de personas o equipos formados por menores de 30 años.

La primera posición se ha repartido entre el dúo de empresarios belga-británico formado Victor Dewulf y Peter Hedley, gracias a un sistema de detección y clasificación de residuos basado en inteligencia artificial, y la estadounidense Erin Smith, que ha desarrollado una aplicación para la detección temprana del párkinson.

El segundo lugar ha sido para la brasileña Raffaella de Bona Gonçalves, que inventó unas compresas y tampones biodegradables para las mujeres de comunidades económicamente desfavorecidas de su país.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente