España aún no ha transpuesto la directiva europea del radón

·3 min de lectura

Madrid, 20 sep (EFE).- La legislación española sobre el radón, gas noble radioactivo y perjudicial para la salud, sigue pendiente de la "transposición" de la directiva europea 2013/59 Euratom, plazo que caducó en 2018, y por lo que la Comisión Europea abrió un expediente a España en 2019, ha informado el director del Instituto para la Salud Geoambiental (ISG), José Miguel Rodríguez.

España "sigue pensando en qué hacer" y está sancionada por la Unión Europea mientras todos los países miembros "tienen transpuesta la directiva a sus legislaciones de ámbito estatal", ha asegurado el director de ISG, entidad organizadora del II Congreso Nacional del Radón, que se celebra el 20 y 21 de septiembre en remoto.

El radón, gas inodoro e incoloro, es la segunda causa de cáncer de pulmón tras el tabaco y cancerígeno de grado 1, "si de media tenemos una tasa de unos 22.000 casos de cáncer, podríamos hablar de que entre 700 y 1.500 personas mueren en España por cáncer de pulmón relacionado con la exposición al radón", ha señalado a EFE Rodríguez.

Desde el Gobierno español ya se han publicado diversos documentos que aluden al radón, como el código técnico de edificación, pero eso "es solo una parte" de la directiva europea que salió en 2013 y tenía un plazo de transposición de cuatro años que caducó en 2018, "faltaría el resto por transponer".

Este gas se produce de forma natural en la corteza terrestre a una cierta profundidad en el subsuelo, pero al aire libre "no supone ningún problema", ya que está "disuelto en la atmósfera", ha subrayado.

Sin embargo, sí puede ser peligroso "en las casas que construimos en zonas donde los niveles de radón son altos", porque "cuando sale del terreno se filtra dentro de la vivienda y la realidad es que entra por muchos sitios", ha incidido Rodríguez en la ponencia inaugural del Congreso.

Por este motivo, recomienda "hacer una medición acreditada con un laboratorio acreditado", que se puede encontrar en un listado del Consejo de Seguridad Nuclear, puesto que a día de hoy se recoge información sobre este componente a través de mapas que "son solo una orientación", y si se vive en zona de riesgo, "se debería hacer una medición del radón cada 10 años".

El director del ISG, también del programa Vive Sin Radón de la Fundación Vivo Sano, recomienda además, informar a la población y proteger estas infraestructuras y a los trabajadores, pues, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el radón supone el 43 % de toda la exposición a radiación ionizante a la que está sometido el ser humano.

En esta segunda edición del Congreso Nacional de Radón, en la que hay aproximadamente 1.200 inscritos y doce expertos, entre ellos, un físico, una oncóloga, varios especialistas en detección y medición de radón o arquitectos, se exponen las diferentes características de este gas, abordando la influencia en la salud.

"Llevamos 10 años trabajando en la divulgación, pero siempre a pequeña escala", ha señalado, y como la transposición de la directiva "se demora, decidimos organizar este congreso nacional el año pasado", aunque "viendo el interés y el éxito, creemos que tenemos que seguir en esa línea".

"En España, el radón es un problema que en general es desconocido" y por ello "el objetivo es divulgar a cuanta más gente mejor", para que "la gente sepa cómo evitarlo, cuidar su salud y vivir en espacios más sanos más tiempo", ha añadido Rodríguez.

El radón está presente sobre todo en algunas zonas del centro y noroeste de la Península.

(c) Agencia EFE