España requerirá un test PCR negativo a visitantes de "países de riesgo"

·1 min de lectura
Una trabajadora sanitaria realiza una prueba PCR en el centro cultural Lope de Vega en Vallecas, Madrid, en España,el 1 de octubre de 2020
Una trabajadora sanitaria realiza una prueba PCR en el centro cultural Lope de Vega en Vallecas, Madrid, en España,el 1 de octubre de 2020

España requerirá a los visitantes provenientes de "países de riesgo" con alta incidencia del nuevo coronavirus una prueba PCR negativa de menos de 72 horas, a partir del 23 de noviembre, anunció el miércoles el Ministerio de Sanidad.

Todo pasajero procedente de uno de esos países tendrá que garantizar que "dispone de una PCR negativa realizada en las 72 horas previas a la llegada a España", y las autoridades podrán solicitarle "la acreditación del resultado de la prueba" en cualquier momento, señaló un comunicado del ministerio.

"Las agencias de viaje, los operadores turísticos y las compañías de transporte aéreo o marítimo (...) deberán informar a los pasajeros", de este nuevo requerimiento, apuntó.

Hasta ahora, los viajeros internacionales debían rellenar un cuestionario de salud antes de entrar a España y someterse a un control de temperatura.

Para determinar los "países de riesgo" dentro de Europa se seguirán los criterios aprobados por la Unión Europea, que toman en cuenta la incidencia acumulada del virus en catorce días, la tasa de positividad de los test y la cantidad de pruebas realizadas por 100.000 habitantes.

Para países terceros, la decisión se basará en la incidencia acumulada en catorce días.

Esta disposición responde a una recomendación europea que busca uniformar las medidas tomadas por los diferentes países de la UE, indicó el ministerio.

En momentos en que la segunda ola de la pandemia golpea a Europa, Grecia solicita una PCR negativa para poder ingresar en su territorio, Italia la exige a los visitantes de ciertos países, mientras que Francia realiza test rápidos en aeropuertos a pasajeros llegados de países no europeos.

Rozando los 40.000 fallecidos y los 1,4 millones de contagios, España es uno de los países europeos más afectados por la pandemia.

mig/du/dbh/mb