España se mete en semifinales del Eurobasket tras una gran remontada frente a Finlandia

·3 min de lectura
Willy Hernángomez. (Photo: DeFodi Images via Getty Images)
Willy Hernángomez. (Photo: DeFodi Images via Getty Images)

Willy Hernángomez. (Photo: DeFodi Images via Getty Images)

La selección española de baloncesto, liderada por un superlativo Rudy Fernández (11 puntos y 5 robos de balón) en el último cuarto, desconectó en el segundo tiempo el juego vistoso de Finlandia (100-90) para amarrar por undécima vez consecutiva la clasificación a unas semifinales del Eurobasket. El pase a la final se jugará este viernes frente al ganador del encuentro Alemania-Grecia.

En Berlín, España lo volvió a hacer. Y esta vez sin jugadores diferenciales, pero con un equipo solidario, a lo que se sumó la pizarra mágica del seleccionador Sergio Scariolo, pese a los 28 puntos de Lauri Markkanen, la sangre fría del capitán en los momentos de la verdad, el acierto de un debutante Darío Brizuela (14 puntos) y la fiabilidad interior de Willy Hernangómez (27 puntos).

Y eso que en el primer tiempo llegó a perder por 15 puntos de diferencia (35-50, min.18), pero en el segundo (57-38) España sacó a relucir su mejor versión defensiva para continuar en la pugna por las medallas del Eurobasket.

Los jugadores españoles tenían la consigna de frenar a Markkanen. Lo consiguieron por lo menos en el primer cuarto, pero se cumplió uno de los escenarios que avanzó Scariolo en la previa: Finlandia, con cinco jugadores abiertos, es un equipo muy peligroso que puede llevar a cualquier rival a correr como “pollo sin cabeza” en defensa.

En los primeros diez minutos, una de las selecciones más fiables del campeonato atrás se vio superada con el ritmo vertiginoso de los jugadores nórdicos.

En el segundo acto, Finlandia seguía controlando el ritmo. Ante la falta de ideas y acierto de los exteriores españoles, el equipo de Scariolo se encomendó a la superioridad física en la pintura de los hermanos Hernangómez.

Un cambio radical tras el descanso

En la reanudación algo cambió en las filas del equipo español. La telaraña defensiva de Scariolo se instaló en el parqué y minó la confianza de los jugadores finlandeses.

En ataque, Willy castigaba a Markkanen en la zona, Lorenzo Brown aparecía con sus chispazos y los interiores controlaban el rebote defensivo. España estaba viva y lo confirmó con un triple de Joel Parra con el que volvía coger las riendas del partido (60-57, min.25) tras culminar un parcial de 17-5.

Con su equipo atascado, el técnico finés decidió activar a su mejor hombre. Markkanen monopolizaba la mayoría de ataques finlandeses, pero España no se asustaba en defensa. Scariolo dio entrada a Rudy Fernández y a Alberto Díaz, que fueron claves con tres robos de balón.

En la otra parte de la cancha, Darío Brizuela y Rudy sobresalieron desde el perímetro con dos triples que daban oxígeno a España antes del último acto (73-67).

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR