España se queda sin cordón sanitario contra la ultraderecha: ¿Y qué hace el resto de Europa?

Antonio Ruiz Valdivia

Desde el pasado martes, la ultraderecha está presente en la Mesa del Congreso de los Diputados, el órgano de gobierno de la vida parlamentaria. En la tribuna elevada estará sentado Ignacio Gil Lázaro (Vox) como, nada más y nada menos, que vicepresidente cuarto de la institución.

El PSOE llevaba semanas intentando una fórmula para excluir a la ultraderecha y hacer un cordón sanitario en las instituciones, como pasa en otros países europeos. Pero el PP se negó en rotundo e incluso llegó a ofrecer sus votos a los de Santiago Abascal para un gran acuerdo para repartirse sillas en la Mesa.

En el Partido Popular lo tienen claro: nada de cordón sanitario. Nada de hacer un Angela Merkel o Emmanuel Macron contra la ultraderecha. Ya se ha visto en comunidades autónomas, donde se ha pactado con Vox para lograr las presidencias de Andalucía, Murcia y Madrid, por ejemplo. Pero ahora tocaba la prueba a nivel nacional.

Los populares han rechazado repartirse los puestos junto al PSOE, UP y Cs con un pacto previo. Los socialistas lo intentaron hasta el último minuto en la sesión constitutiva de las Cortes. La teoría de Génova es que los votos de Vox son tan válidos como los otros y, además, Pablo Casado repite tanto en público como en privado que hacer un cordón sanitario a Abascal va a tener un efecto contrario: crecería todavía más. Por eso también reniega de una gran coalición: pondría a UP y Vox en ese mismo momento como las alternativas de Gobierno para las siguientes elecciones.

Pero rechazar ese cordón tampoco le ha salido barato a Casado. Se ha encontrado con que Vox se ve muy fuerte, sueña con el sorpasso al PP, y ha rechazado el pacto de los populares, al incluir en la ecuación a Ciudadanos. El Partido Popular no ha hecho buen negocio en ese intento fallido a tres bandas de España Suma.

Los votos de Vox fueron suficientes para poder aupar a su candidato como vicepresidente cuarto. Por cierto, un Ignacio Gil Lázaro que viene precisamente del...

Sigue leyendo en El HuffPost