España liderará las subidas de insolvencias con un 24 % más respecto a 2019

·4 min de lectura

Madrid, 23 nov (EFE).- España será el país del mundo en el que más se incrementen las insolvencias este año, con una subida del 24 % respecto a 2019, en tanto que en 2022 se mantendrá dentro de los diez primeros, con un 26 % más que antes de la pandemia.

No obstante, ha explicado este martes el Consejo General de Economistas de España durante la presentación del Atlas Concursal 2021, la economía española continúa teniendo una ratio concursal muy baja, y es que solo 13 de cada 10.000 empresas se acogen a estos procedimientos, muy por debajo de la media europea, en torno a 52.

"En España, el concurso de acreedores es un producto malo. El empresario no encuentra alicientes para presentarlo", ha dicho el presidente del Registro de Economistas Forenses (Refor), Juan Carlos Robles, que confía en que, si se traspone la directiva europea correctamente, "podamos tener alguna solución".

A tenor del Atlas Concursal elaborado por el Refor, órgano especializado del Consejo General de Economistas, el índice de insolvencia global podría alcanzar un aumento cercano al 15 % en 2022, tras caer un 12 % en 2020.

Precisamente ese año, apuntan sus cálculos, las ayudas "masivas" puestas en marcha por los gobiernos con motivo del coronavirus evitaron una de cada dos insolvencias en Europa Occidental y una de cada tres en Estados Unidos.

El estudio también incorpora las estimaciones de la consultora Euler Hermes, la cual pronostica un incremento del 13 % en el número de insolvencias a nivel global en 2021 y del 27 % en 2022, siempre comparado con 2019.

En el caso concreto de España, se sitúa "en primera posición en cuanto a previsiones de insolvencias" para este 2021, con un 24 % más, y dentro de los diez primeros países a nivel mundial con mayor repunte para 2022, con un 26 % más.

En este escenario influye, ha indicado Robles, haber tenido una moratoria para la presentación de concursos de acreedores más prolongada que en otros países, ya que, aunque en su momento motivó un "parón en el crecimiento, cuando empecemos a crecer lo haremos con mayor impulso".

Además, se ha observado una mayor incidencia de personas físicas empresarias ante "el temor de que el nuevo texto concursal vaya a eliminar la exoneración del crédito público".

Esto habría intensificado la tendencia de los últimos cinco años, en los que los concursos de personas físicas se han multiplicado por seis hasta representar, en 2020, el 47 % del total.

Para el analista Javier Santacruz, el ritmo al que van a crecer las insolvencias dependerá de la recuperación de la economía nacional, de modo que si se sitúa por debajo de lo esperado y "no somos capaces de que el tejido empresarial esté vivo" al "descongelar" la actividad, habrá más concursos.

En ello ha incidido el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, que ha recalcado que todos estos datos están condicionados por los efectos de la covid-19 y las medidas que se han venido aplicando.

Si bien ha reconocido que la moratoria concursal, vigente hasta finales de año, ha servido para contener el "previsible" avance de estos procedimientos, Pich ha puntualizado que "no parece que una vez finalizada se vaya a producir una acusada avalancha tan elevada como se pensaba".

EL MAPA DE LOS CONCURSOS

La última edición del Atlas Concursal pone el foco en el perfil más recurrente de empresa concursada, que en el último año volvió a ser la micropyme, con más del 53 % del total de concursos.

Por tipología de concursos, los de personas físicas experimentaron en 2020 una subida del 35 % respecto al ejercicio anterior, una evolución que contrasta con el descenso del 3,3 % en los procedimientos iniciados por las empresas en estos dos años.

Por comunidades autónomas, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía concentraron el 70 % de los concursos de empresas, en los que el País Vasco comienza a cobrar fuerza al superar el umbral de los 250.

Comercio, construcción y energía aglutinaron el año pasado un 45 % del total de concursos, mientras que la incidencia en la hostelería aumentó casi un 50 % al ser uno de los sectores más afectados por las restricciones.

LOS MECANISMOS DE REESTRUCTURACIÓN, CLAVES

De cara al futuro, Pich y Robles han coincidido en que resulta conveniente recurrir, sobre todo las pymes y los autónomos, a mecanismos de reestructuración, los cuales van a ser impulsados con la reforma concursal.

Sobre el nuevo texto, el presidente del Refor ha valorado las mejoras en la detección temprana de la insolvencia, pero ha instado a reformular otros aspectos como el excesivo peso del papel del deudor en los procedimientos para microempresas, el paso atrás en la segunda oportunidad o la desregulación de los profesionales de este ámbito.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente