España empieza a asignar fondos europeos pese a la demora en su ratificación

·2 min de lectura
Pedro Sánchez posa con un ejemplar del plan de recuperación de la economía española, el 13 de abril de 2021 en el palacio de la Moncloa, en Madrid

España empezó a asignar a proyectos concretos los fondos europeos para la recuperación pospandemia a pesar del retraso en su ratificación por algunos países de la UE, indicó este martes el presidente del gobierno Pedro Sánchez.

Segundo mayor beneficiario de este paquete de estímulo económico aprobado en julio por la Unión Europea, España debe recibir 140.000 millones de euros (unos 167.000 millones de dólares), la mitad en forma de ayudas directas.

"Con independencia de cuándo se produzca" el desembolso de estos recursos desde Bruselas, "nosotros ya tenemos consignados los recursos económicos de 27.000 millones de euros y ya los estamos desplegando", dijo Sánchez en rueda de prensa.

El mandatario de izquierdas afirmó que el propio gobierno financiará por ahora estos proyectos independientemente de lo que tarde la Comisión Europea en endeudarse o de la demora de algunos socios comunitarios en ratificar el plan a nivel nacional.

Entre estos proyectos ya presupuestados destaca un plan de ayudas directas para incentivar la compra de vehículos eléctricos aprobado este martes por el Consejo de Ministros.

Según Sánchez, "son recursos que están muy vinculados con lo que la Comisión Europea nos va a pedir" para recibir estos fondos.

Este instrumento de 750.000 millones de euros, alimentado por una mutualización de la deuda sin precedentes, debe financiar prioritariamente inversiones en la transición verde y digital.

Aunque fue aprobado en julio, el proyecto se ve amenazado por la demora de algunos países en ratificarlo a nivel nacional.

De los 27 Estados miembros de la UE, diez todavía no lo han hecho, entre ellos Alemania, cuyo Tribunal Constitucional ha puesto en duda la legalidad del dispositivo.

Los fondos, de los que una mitad serán subvenciones y la otra préstamos, están vinculados a reformas vigiladas que los países beneficiarios deben incluir en sus respectivos planes nacionales de recuperación.

Las negociaciones de estos planes con la Comisión Europea, iniciadas en marzo, deben concluir rápidamente para permitir las primeras entregas de dinero este verano, prefinanciaciones que representan el 13% de las subvenciones totales.

Con estos fondos, Madrid espera crear 800.000 nuevos empleos en tres años y aumentar en dos puntos el crecimiento anual del Producto Interior Bruto, dijo Sánchez este martes, reduciendo en medio punto la contribución económica de estos fondos avanzada en octubre de 2020.

De los 70.000 millones de euros comprometidos a España hasta 2023, un 39% se destinarán a la transición ecológica, un 29% a la transformación digital, un 10,5% a la educación y un 7% a Investigación y Desarrollo.

La partida más importante, de 13.200 millones de euros, se destinará a impulsar la movilidad sostenible, con especial énfasis al desarrollo del vehículo eléctrico, mientras que otros 4.000 millones se emplearán en desplegar la red 5G.

España es uno de los países occidentales donde la economía se resintió más de la pandemia, con una caída del 10,8% del PIB en 2020.

emi/dbh/du/mb