España devuelve su 'vendetta' a la italiana (1-2) y jugará la final de la Nations League

·3 min de lectura
Ferrán Torres celebra su doblete para meter a España en la final (Photo: FRANCK FIFE via Getty Images)
Ferrán Torres celebra su doblete para meter a España en la final (Photo: FRANCK FIFE via Getty Images)

Una alegría y un poquito de vendetta. España está en la final de la Nations League después de noquear a Italia, campeona de Europa, en su propia casa por 1-2. Un doblete de Ferrán Torres lleva a los de Luis Enrique a jugarse el título de este joven torneo frente a Bélgica o Francia el próximo domingo.

No es Eurocopa ni Mundial, pero es un trofeo en liza y España dejó claro pronto que no quería renunciar a él. Tras la decepción de la Eurocopa en los penaltis de la semifinal ante Italia, la Roja salió al césped de Milán con ganas de comerse el área de un pitado Donnarumma (su gente no le perdona por irse al PSG). Todo esto en el día que suponía el debut del mediocampista culé Gavi, el jugador más joven en estrenarse con la camiseta de la selección. Y pese a sus 17 años se hizo notar en el campo.

Verratti agarra a Gavi para que no se le escape (Photo: MARCO BERTORELLO via Getty Images)
Verratti agarra a Gavi para que no se le escape (Photo: MARCO BERTORELLO via Getty Images)

Un par de sustos en defensa después, España abrió el marcador con la primera de las conexiones Oyarzabal-Torres. Un centro en carrera del delantero vasco de la Real puso en ventaja al valenciano del City, que ‘solo’ tuvo que meter el balón entre los tres palos. Era el 16′ y pudo caer el segundo instantes después. Dominaba España, la tocaba... y así, sin grandes sobresaltos, hasta que Bonucci se autoexpulsó al filo del descanso.

No era suficiente drama para Italia. Casi en la continuación llegó el 0-2, con otro centro de Oyarzabal y remate, esta vez de cabeza, de Ferrán Torres. Silencio en San Siro y euforia en el banquillo español.

El factor Yeremi ante la lesión del ‘MVP’ Torres

La segunda parte, con el marcador a favor y superioridad numérica, seguía decantándose del lado visitante. A caballo entre el ‘fútbol control’ y más verticalidad en los últimos metros que en otras citas, la selección jugó perfectamente sus bazas.

Lo hizo muy bien el debutante Yeremi, del Villarreal, que entró nada más volver de los vestuarios por la lesión de Ferrán Torres (MVP pese a jugar solo 48 minutos). El futbolista canario se hartó de regatear y desbordar a sus pares. Solo faltó el gol de la tranquilidad: Oyarzabal lo rozó, Marcos Alonso lo rozó, hasta él mismo lo rozó, pero no llegó y un error grave de Pau Torres provocó una contra de libro de Italia que significó el 1-2 en el 82′, obra de Pellegrini.

No iba a ser tan fácil ni siquiera contra 10. Los ‘azzurri’ se agarraron a su coraje, pero ya no tuvieron fuerza ni acierto para más. Italia no era imbatible aunque lo pareciese: fin a la racha de 37 partidos sin perder de la campeona de Europa.

Ahora, Luis Enrique tiene a un solo partido su primer título como seleccionador nacional. El domingo será, ante Francia o Bélgica.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente