España denuncia interceptación al teléfono de Pedro Sánchez y su ministra de Defensa

·4 min de lectura

Las autoridades españolas informaron que los teléfonos del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron interceptados con el software Pegasus en 2021. La información se da a conocer días después de que se divulgara el presunto espionaje contra decenas de líderes independentistas de Cataluña. Los secesionistas calificaron la denuncia de Madrid como una "cortina de humo".

Nuevo capítulo en el escándalo por presunto espionaje en la esfera política española.

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, informó en una rueda de prensa este 2 de mayo que los teléfonos móviles del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron blanco de una serie de presuntos casos de infiltración con el software espía Pegasus, según dos informes técnicos del Centro Criptológico Nacional.

El dispositivo de Sánchez habría sido interceptado dos veces, en mayo de 2021, y el teléfono de Robles fue atacado una vez, en junio del mismo año. Las acciones contra ambos habrían resultado en la obtención de una cantidad significativa de datos, sostuvo Bolaños.

Los presuntos hackeos no contaron con la autorización de un juez del país, requisito legal esencial para operaciones encubiertas, lo que resulta en una grave infracción.

“No tenemos ninguna duda de que esta es una intervención ilícita y no autorizada (…) Proviene de organismos ajenos al Estado y no contó con autorización judicial”, afirmó el ministro.

Sin embargo, el representante del Gobierno no señaló específicamente quién estaría detrás de la supuesta infiltración con Pegasus, un software espía desarrollado por dos empresas israelíes y que solo está disponible para entidades gubernamentales.

El programa se infiltra silenciosamente en los teléfonos móviles y otros dispositivos para extraer datos personales y de ubicación, pero también controla de manera oculta los micrófonos y las cámaras de los celulares, por lo que estas se convierten en avanzados conectores para espiar en tiempo real.

Líderes de Cataluña señalan una “cortina de humo”

Para la Moncloa "es un tema muy serio, más allá de hacer elucubraciones (invenciones)”, pero para los líderes separatistas de Cataluña la denuncia expuesta este 2 de mayo es una "cortina de humo" para tapar el espionaje contra al menos 65 líderes secesionistas, un caso conocido como ‘Catalangate’ que estalló hace unas semanas.

Desde entonces, el Gobierno español ha estado bajo una fuerte presión para esclarecer responsabilidades. Incluso, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el principal partido político de la región y actualmente aliado fundamental en la coalición de Gobierno, ha exigido la dimisión de la ministra de Defensa.

Varios líderes separatistas de la región coincidieron este lunes en poner en duda la denuncia de que Sánchez y Robles fueron sometidos a escuchas "ilícitas y externas".

“Todo espionaje político es de extrema gravedad. Hace días que lo denunciamos sin obtener explicaciones del Gobierno español. Cuando el espionaje masivo es contra las instituciones catalanas y el independentismo: silencio y excusas. Hoy todo son prisas. Es necesario asumir responsabilidades ya”, cuestionó el presidente de la Generalitat Pere Arangonès.

Según el grupo de investigación Citizens Lab, afiliado a la Universidad de Toronto, los presuntos espionajes contra los secesionistas habrían ocurrido entre 2017 y 2020, en momentos en que los intentos por crear un Estado independiente en el noreste de España generaron una de las mayores crisis políticas del país en décadas.

Entre los blancos de ese hackeo estuvieron cuatro expresidentes de la Generalitat, incluido Carles Puigdemont, su sucesor Quim Torra, y quien actualmente ocupa el cargo, Pere Arangonès.

El gobierno regional catalán acusó al Centro Nacional de Inteligencia de España (CNI), de espiar a los separatistas y declaró que las relaciones con las autoridades nacionales estaban "en suspenso" hasta que se ofrecieran explicaciones completas y se castigara a los responsables.

Madrid ha intentado abordar sus preocupaciones con promesas de total transparencia, anuncios de planes para una investigación interna por parte de la agencia de inteligencia del país y una investigación separada por parte del defensor del pueblo de España.

Además, la Administración de Sánchez ha establecido una comisión parlamentaria especial sobre secretos de Estado y se espera que los legisladores interroguen al jefe de la CNI a finales de esta semana, aunque las discusiones sobre cuestiones de seguridad del Estado no deben publicarse.

No obstante, el caso de espionaje está trastocando la política española y apunta a ahondar las divisiones en la coalición de Gobierno.

Con Reuters, EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente