España cae en el Mundial de balonmano, Dinamarca-Suecia será la final

·3 min de lectura

España, vigente campeona de Europa, quedó eliminada en semifinales del Mundial de balonmano masculino de Egipto al perder 35-33 ante Dinamarca, la actual campeona mundial y olímpica, este viernes en El Cairo.

La final del domingo será entre dos equipos del norte de Europa, ya que los daneses se medirán a sus vecinos suecos, que en la primera semifinal superaron 32-26 a Francia.

Españoles y franceses tendrán ahora que enfrentarse en busca del bronce.

Será la segunda final mundial consecutiva entre naciones del norte de Europa, ya que hace dos años Dinamarca fue campeona tras superar en el último partido a Noruega, que en esta edición había sido eliminada por España en los cuartos de final.

Los 'Hispanos' lo intentaron hasta el final de su semifinal y en los últimos segundos estuvieron cerca de empatar y forzar la prórroga, pero un disparo de Rubén Marchán se estrelló en el larguero. Los daneses remataron el partido a continuación, estableciendo el 35-33 final.

Dinamarca fue por delante durante todo el partido, pero España no se rindió y durante varios momentos se llegó a colocar a un gol del rival.

Mikkel Hansen, con 12 tantos, fue elegido el mejor jugador del partido y lideró a los suyos hasta la gran final.

España no podrá por lo tanto conseguir su tercer título mundial, después de los logrados en 2005 y 2013.

En esta edición pudo por lo menos regresar a las semifinales del torneo, seis años después de Catar-2015, pero no disputa la final del Mundial desde su último título, como anfitrión hace ocho años, precisamente superando entonces a Dinamarca en el duelo decisivo.

Los daneses jugarán el domingo su cuarta final del Mundial de balonmano y podrían conseguir su segunda corona en el mismo, dos años después de la lograda en Herning, en su país.

- Veinte años después -

En la primera semifinal, Suecia venció 32-26 a Francia.

Los suecos aspirarán a un quinto título mundial, que sería además el primero para ellos del siglo XXI, ya que el cuarto y hasta ahora último lo consiguió en 1999, en la otra edición del torneo que tuvo Egipto como sede.

El equipo nórdico llegó a la final del Mundial por última vez en 2001, entonces teniendo que conformarse con el subcampeonato, por lo que la victoria de este viernes le permite regresar al partido decisivo dos décadas después.

Hasta la semifinal, los 'Bleus' habían conseguido ganar en los siete partidos disputados en este torneo, donde pudieron por lo menos borrar la pésima imagen del año pasado en el Europeo, cuando habían caído en la primera fase.

Los franceses, privados en este torneo del icono Nikola Karabatic por su lesión en la rodilla derecha en octubre, acusaron este viernes las bajas de Timothey N'Guessan y Luka Karabatic, que acabaron con problemas físicos el duelo de cuartos del miércoles ante Hungría.

El arquero Wesley Pardin se lesionó ante Suiza en la fase de grupos del torneo y Francia se mostró especialmente vulnerable en defensa ante Suecia, donde brilló además el arquero Andreas Palicka, uno de los grandes responsables de la clasificación de los escandinavos para la gran final.

bur-pyv/dr