España bloquea in extremis la venta de un posible Caravaggio a un precio irrisorio

Álvaro VILLALOBOS con Gaël BRANCHEREAU en Roma
·3 min de lectura
Una visitante contempla el cuadro 'Juan el Bautista', obra del maestro barroco italiano Caravaggio, el 19 de mayo de 2020 en la Galleria Borghese, en Roma

Con una gestión fulgurante en cuestión de "pocas horas", el gobierno español paró la venta de un cuadro que podría ser de Caravaggio y debía ser subastado este jueves por el módico precio de 1.800 dólares.

El cuadro es "La coronación de espinas", un 'ecce homo' de poderosos claroscuros atribuido hasta ahora al círculo del pintor español José de Ribera y fechado en el siglo XVII.

El precio de partida había sido fijado en unos modestísimos 1.500 euros (unos 1.800 dólares) para la tarde de este jueves, en la madrileña casa de remates Ansorena.

Sin embargo, todo cambió con una llamada del Museo del Prado el martes, alertando de "evidencias documentales y estilísticas suficientes" que apuntarían a que el cuadro sería una obra original de Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610), explicaron a AFP fuentes del ministerio español de Cultura.

Con celeridad y como "medida cautelar", el ministerio declaró inexportable la obra, que será sometida a riguroso estudio para comprobar su autoría.

"Vamos a ver si es un Caravaggio, efectivamente", dijo el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, quien defendió la decisión como "muy adecuada, porque el cuadro es valioso".

Ansorena confirmó a AFP que el cuadro, un óleo sobre lienzo de 111x86 cm, fue retirado de subasta, y añadió que hay ahora mismo "diferentes expertos" estudiando la obra.

"Dada la celeridad con la que se han producido todos los acontecimientos es preciso ahora proceder a un estudio técnico y científico profundo de la pintura en cuestión, y someterla al debate académico acerca de si la atribución a Caravaggio es verdaderamente plausible", abundaron fuentes del ministerio de Cultura.

- Del virreinato de Nápoles a España -

La especialista Maria Cristina Terzaghi, profesora de historia del arte moderno en la Universidad de Roma III, había expresado dudas sobre la autoría del cuadro, y en declaraciones al diario italiano La Repubblica afirmó que podría ser de Caravaggio.

Según ella, el manto púrpura con el que se viste el Cristo de este cuadro "tiene la misma calidad que el rojo de 'Salomé'" con la cabeza cortada de San Juan Bautista sobre una bandeja, otro cuadro de temática religiosa expuesto en el Museo del Prado y realizado por Caravaggio.

La cuestión tiene divididos a los conocedores de la obra del maestro del barroco italiano.

Y aunque algunos comparten la hipótesis de Terzaghi, Eric Turquin, conocido en Francia por su capacidad para reconocer autorías, es de la opinión contraria.

"No he visto el cuadro, pero la foto no me ha convencido para nada", dice Turquin a AFP. "No veo la mano de Caravaggio en ese cuadro. El tema es propio de Caravaggio, y probablemente fue pintado entre 1600 y 1620 por un buen pintor, pero no por Caravaggio", añade este experto.

Tal como recuerda La Repubblica, Caravaggio pintó en Roma en 1605 un 'ecce homo' para el cardenal Massimo Massimi.

Un cuadro sobre el mismo tema, cuya descripción se corresponde con la obra cuya venta fue bloqueada en Madrid, fue reportoriado en 1631 en la colección de Juan de Lezcano, embajador español ante la Santa Sede.

En 1657, la obra sigue en Italia, esta vez en la colección de García de Avellaneda y Haro, virrey español de Nápoles.

Precisamente, la "Salomé" de Caravaggio visible en el Prado perteneció también a la colección de este virrey. Los dos cuadros habrían salido de Italia camino de España con su propietario en 1659, el año en que éste dejó la dignidad que le había confiado el rey Felipe IV.

El caso recuerda en parte al de otro lienzo descubierto en 2014 en un granero de Toulouse, en el sur de Francia, y atribuido por varios expertos a Caravaggio.

El cuadro, "Judith y Holofernes", debía ser subastado a un precio de salida de 30 millones de euros en junio de 2019.

Sin embargo, el remate se anuló in extremis porque horas antes se cerró una operación de común acuerdo con un coleccionista estadounidense cercano al Metropolitan Museum of Art, según medios.

avl-gab/mg/mb