España acusa a Marruecos de "agresión" y "chantaje" con la llegada de migrantes a Ceuta

·2 min de lectura
La ministra española Margarita Robles habla con el presidente Pedro Sánchez durante un acto en una academia de la Guardia Civil, el 4 de marzo de 2021 en Valdemoro (Madrid)

España endureció aún más el tono este jueves contra Marruecos, al que la ministra de Defensa, Margarita Robles, acusó de "agresión" y "chantaje" tras la llegada de más de 8.000 migrantes desde el lunes al enclave español de Ceuta, entre ellos numerosos niños.

"No solamente es una agresión a las fronteras españolas sino a las fronteras de la Unión Europea", denunció la ministra, que acusó a Marruecos de "poner en juego las vidas de menores" dejándoles vía libre para acceder a nado a Ceuta.

Entre el lunes y el martes, más de 8.000 personas, en su inmensa mayoría jóvenes marroquíes, ingresaron a nado en el enclave norteafricano español de Ceuta, que junto con Melilla constituye la única frontera terrestre entre la Unión Europea y África.

La crisis tuvo como telón de fondo una disputa diplomático entre ambos países, por el malestar causado a Marruecos por la decisión española de acoger en un hospital al líder independentista del Sáhara Occidental, un territorio que Marruecos considera como suyo.

El miércoles se calmó la situación, con la movilización de la policía marroquí, que impidió a centenares de jóvenes acercarse a la frontera.

La ministra Robles fustigó la inacción inicial del gobierno marroquí el lunes y el martes, y el haber dejado llegar a la frontera, de manera irregular, a muchos menores e incluso niños pequeños.

"No estamos hablando de jóvenes de 16 y 17 años, sino que se ha dejado a niños de 7 o 8 años" acercarse a la frontera y cruzarla desde Marruecos, dijo la ministra a Radio Nacional de España.

"Los han utilizado [a esos niños], saltándose cualquier regla de derecho internacional", añadió la ministra, enfatizando que "con España no se juega".

"No se va a aceptar ningún tipo de chantaje. La integridad de España no es negociable ni está en juego", agregó.

Varias oenegés españolas y marroquíes han criticado la presencia de menores y su utilización en un "juego político", a la vez que cuestionan su expulsión de vuelta a Marruecos.

tpe/avl/du/zm