Las escuelas coránicas de Pakistán, centros de formación de los talibanes

·2 min de lectura

Pakistán ha sido durante mucho tiempo cantera de talibanes que se han formado en miles de escuelas coránicas distribuidas en todo el territorio paquistaní. De algunos de los seminarios islámicos de Pakistán han salido los principales lideres talibanes como el legendario mulá Omar o Jalaludin Haqqani (el fundador de la red Haqqani).

En la escuela coránica Yamia Zubairia se enseña la doctrina radical Deobandi de la que salen los talibanes de la temida red Haqqani, grupo considerado terrorista por Estados Unidos, y a la que se le atribuyen los atentados suicidas más sanguinarios contra las fuerzas extranjeras en Afganistán. Su máximo líder Sirajuddin Haqqani es ahora el ministro de Interior afgano.

Este seminario islámico fue objetivo de un atentado en octubre de 2020 que casi acaba con la vida de Mulana Rahimullah Haqqani. Una potente bomba de siete kilos de material explosivo colocada en una bolsa explotó cuando este guía religioso estaba impartiendo una conferencia sobre el islam a los alumnos de la madrasa. Ocho estudiantes murieron y más de 100 resultaron heridos, además de él. La matanza se atribuyó al Estado Islámico del Khorasan, grupo yihadista adversario al que combaten en Afganistán.

Tras la caída del primer “Emirato Islámico de Afganistán en 2001, las diferentes facciones talibanes empezaron a actuar de forma independiente, rivalizando entre los grupos, en ocasiones hasta llegar al borde de una guerra entre clanes. En el caso de la red Haqqani, estrecharon los lazos con Osama Bin Laden, a quien dieron refugio en Pakistán. Pero, como asegura Mulana Rahimullah, los tiempos han cambiado: “Los talibanes hemos acordado no volver a luchar entre nosotros. No volveremos a ponernos en contra los unos de los otros ni en Afganistán ni en Pakistán”.

Es un secreto a voces que Pakistán, particularmente sus servicios secretos, ISI, en sus siglas en inglés, ha sido claves para el rápido avance de los talibanes en la última etapa de la retirada de las tropas de EE. UU. de Afganistán. Aunque el Gobierno de Pakistán no ha reconocido oficialmente al Emirato Islámico no ha perdido ni un segundo en extender su influencia en la nueva administración afgana, enviando delegaciones de alto nivel a Kabul, mientras recibía una cohorte de talibanes en Peshawar.

Hay más de 30.000 madrasas distribuidas en Pakistán en las que se estudia la corriente Deobandi, la más extendida en Asia, pero también la doctrina wahabí y salafista de Arabia Saudí.

Los estudiantes coránicos suelen provenir de familias paquistaníes o afganas con pocos recursos que los envían a estos centros donde reciben educación religiosa, alojamiento y comida gratis. Muchos de estos seminarios religiosos se escapan de los ojos del Gobierno y acaban siendo centros de entrenamiento de militantes como es el caso de la escuela coránica Yamia Zubairia, donde la media de edad es de 20 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente