Una escuela en línea une a cientos de niños migrantes a lo largo de la frontera mexicana

·4 min de lectura

En su cocina, Alma Beatriz Serrano Ramírez agita su pizarra frente a la cámara de su teléfono móvil, esperando que Adalid, Kimberly, Osval y sus otros estudiantes se mantengan concentrados en la lección de matemáticas que está dando.

Momentos después, no la conmueve la llegada a la habitación de su hija y su hijo de 2 y 10 años, respectivamente, mientras enseña el sonido de las letras.

"En Honduras di lecciones a niños. Nada que ver con esto. En realidad, nunca imaginé vivir una experiencia así (...). Es realmente difícil, pero a medida que pasa el tiempo, te acostumbras", declaró a la AFP una vez terminado su trabajo.

Esta migrante de 38 años soñaba con establecerse en Estados Unidos pero, como muchos otros, tuvo que dejar su exiguo equipaje en Matamoros, una ciudad mexicana de 500.000 habitantes que está separada de Estados Unidos solo por el Río Bravo, llamado Rio Grande en el lado estadounidense.

Algunos de sus alumnos viven a 90 kilómetros de ahí, en un campamento de 700 personas erigido en pocas semanas en Reynosa, otra ciudad a las puertas de Estados Unidos.

Desarrolladas por teleconferencia, las clases de escritura, matemáticas o yoga que ofrece la asociación estadounidense Sidewalk School son un raro consuelo para los cientos de niños que viven a lo largo de la frontera de 2.500 kilómetros, desde Tijuana (costa del Pacífico) hasta Matamoros (cerca del Golfo de México).

Los estudiantes y sus padres, que provienen de Honduras, Guatemala y Haití, se encuentran entre los innumerables refugiados que aún acuden en masa a la frontera estadounidense, convencidos de que el presidente Joe Biden dejará entrar a quien lo solicite, a diferencia de la represión de su predecesor, el republicano Donald Trump.

Mientras sus casos son revisados por la administración estadounidense, la espera en las ciudades, a menudo a manos de los narcotraficantes, puede durar meses.

- Docentes solicitantes de asilo -

Es en esta última ciudad donde todo empezó en 2018 para la asociación Sidewalk School. Su fundadora Felicia Rangel se sintió devastada allí por la miseria de unos 20 migrantes que encontró debajo de un puente después de haber cruzado el río que separa Matamoros de su ciudad del estado de Texas, Brownsville.

Aunque no habla español (de padre mexicano y madre mestiza, pero ella se considera afroestadounidense), Rangel decidió ayudar a quienes considera víctimas de la injusta política antiinmigración de Trump.

Nada fue igual para esta exmaestra de 42 años, ama de casa desde 2010, después de dejar Houston para seguir a su esposo a Brownsville.

Al principio, "era solo cuestión de entretener a los niños y enseñarles algunas cosas (...). Pero a medida que iban llegando más niños, se hizo evidente que era necesario darles clases porque no estaban estudiando", explica Ana Gabriela Martínez Fajardo, de 26 años, solicitante de asilo y profesora para la asociación en Matamoros.

Sidewalk School crece a medida que los migrantes acuden en masa a Matamoros hasta que no pueden caber todos en un campamento de carpas de 3.000 personas.

Con el azote del covid-19 en la región, Felicia Rangel y su socio Víctor Cavazos han comprado 300 tabletas digitales para no abandonar a los 700 jóvenes de 4 a 18 que están bajo su ala.

Muy rápidamente, gracias a los socios, las lecciones de los maestros, todos solicitantes de asilo y ex profesores o asistentes de educadores, comenzaron a llevar su actividad docente a nueve ciudades fronterizas.

- "Tristeza y vergüenza" -

La educación virtual es buena porque permite que los estudiantes con menos educación se pongan al día.

"Es una situación muy complicada, llena de tristeza y vergüenza. (...) Un niño de 8 o 9 años debe saber prácticamente multiplicar y dividir (...). Y la mayoría de estos niños no lo consiguen", lamenta la maestra Ana Gabriela Martínez Fajardo.

"Fue un problema cuando estábamos cara a cara en Matamoros porque (estos) niños se iban" explica Felicia Rangel. A partir de ahora, cámara apagada, siguen las lecciones de los más pequeños.

Esto explica por qué, una vez en Estados Unidos, algunos padres continúan estas lecciones en lugar de inscribir a sus hijos en escuelas públicas, algo Rangel lamenta.

En los últimos meses, 17 de los 19 maestros también se han mudado a Estados Unidos y ahora enseñan desde estados como Kentucky, Michigan o Virginia.

Este verano se cumplirán dos años desde que los dos últimos maestros del lado mexicano han estado esperando en Matamoros con la esperanza de cruzar la frontera junto a sus hijos.

str/seb/llu/rsr

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente