Salman Rushdie comienza a hablar de nuevo cuando su atacante se declara inocente

© Reuters

El novelista británico, que fue atacado el 12 de agosto mientras participaba en un evento literario en Chautauqua, Estados Unidos, tuvo una mejoría en su condición y volvió a decir unas palabras, informó su agente al New York Times, aunque no detalló si continúa bajo respiración asistida. Respecto al autor del ataque, un hombre de 24 años, de Nueva Jersey, pero con origen libanés, se declaró inocente de los cargos de intento de homicidio.

Tras décadas de amenazas de distintos grupos religiosos por sus escritos, el pasado 12 de agosto el novelista británico Salman Rushdie fue apuñalado en el cuello por un hombre mientras asistía a un evento literario en Nueva York.

Luego de ser acuchillado una decena de veces en el cuello y el abdomen, fue hospitalizado con respiración asistida en Pensilvania bajo un cuadro severo. Su agente además advirtió que podría perder un ojo luego del atentado contra su vida.

Sin certezas sobre si aún necesita un soporte vital para respirar, el representante del escritor le dijo al New York Times que tuvo una mejora en su condición, incluyendo la pronunciación de algunas palabras.

En simultáneo, el atacante, Hadi Matar -24 años, de Nueva Jersey y con origen libanés- compareció ante un juez en una audiencia procesal en el tribunal de Chautauqua.

Allí, el agresor se declaró inocente de los cargos formales de intento de asesinato en segundo grado y agresión con un arma, sin derecho a fianza. Lo hizo a través de su abogado de oficio, Nathaniel Barone. Matar estuvo vestido con el traje de reo, enmascarado y sin decir ni una palabra.

Las autoridades de Nueva York están a cargo y aún no tienen detalles de lo que llevó a Matar a cometer el ataque contra Rushdie. "Hemos estado en contacto con nuestros homólogos en Nueva Jersey para compartir información e intentar comprender mejor la planificación y la preparación que precedió al ataque”, expresó la Fiscalía.

El Gobierno de Estados Unidos repudió categóricamente el hecho. "El país y el mundo fueron testigos de un ataque reprensible, un acto de violencia horroroso. Rezamos para que se recupere pronto", indicó en un comunicado el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan.

Por su parte, este sábado, el primer ministro de Canadá también expresó su condena al atentado contra la vida de Rushdie. "Es una afrenta a la libertad de expresión sobre la que se construye nuestro mundo. Nadie debe ser amenazado o lastimado por lo que escribió. Yo le deseo una pronta recuperación", tuiteó Justin Trudeau.

En horas de la mañana, algunas fotografías y videos en redes sociales dieron cuenta del desconcierto luego del ataque en pleno escenario en Chautauqua. En las imágenes se puede ver a Rushdie en el suelo recibiendo primeros auxilios antes de que fuera conducido de emergencia en helicóptero a un centro asistencial.

Un reportero de 'Associated Press' vio a un hombre subir al escenario y comenzar a agredir al autor justo en el momento en que subió al escenario. El perpetrador fue neutralizado segundos después de la agresión y detenido por la policía.

El escritor de 75 años estaba en la Institución Chautauqua para participar en una exposición sobre Estados Unidos como sitio de asilo para escritores y artistas en condición de exilio, “como un hogar para la libertad de expresión creativa”, según anunció el sitio web de la entidad.

Ciudadano estadounidense desde 2016 y actualmente residente neoyorkino, el golpe a Rushdie fue considerado “un ataque a la libertad de expresión y pensamiento” por el senador local Chuck Schumer.

En tanto que PEN America, un grupo de defensa de la libertad de expresión, dijo que era un acto sin precedentes en Estados Unidos. La directora ejecutiva actual, Suzanne Nossel, detalló que en la mañana del viernes estuvo en contacto por correo electrónico con él, trabajando en conjunto para reubicar a escritores ucranianos que buscan refugio.

Rushdie, un objetivo de Irán

Salman Rushdie ha sido blanco de intimidaciones por sus controvertidas obras durante décadas, sobre todo por ‘Los versos satánicos’, libro publicado en 1988 y el cual despertó la ira del mundo musulmán, en especial la del Gobierno iraní.

Desde Teherán se han mantenido en silencio luego de los sucesos que tuvieron lugar en Nueva York. Ni el Gobierno ni los líderes religiosos han reaccionado sobre el ataque contra el escritor.

Sin embargo, escasos medios han celebrado la noticia. El periódico conservador 'Keyhan' festejó el ataque y ofreció "100 bendiciones de Dios" al atacante. Por su parte, el diario Jorasán remarcó en su tapa que “Satán va camino del infierno”.

Nacido en una familia india musulmana, Rushdie debió enfrentar innumerables amenazas de muerte por su cuarta novela, la cual –según algunos musulmanes- tiene pasajes que consideran una blasfemia.

'Los versos satánicos' está prohibido en Irán desde su publicación, al igual que en naciones con una población numerosa de musulmanes.

Un año después de su publicación, el difunto líder iraní, el ayatolá Ruhollah Jomeini, emitió una fatwa (decreto) en la que llamaba a los fanáticos religiosos a matar al novelista.

Organizaciones iraníes, algunas afiliadas al Gobierno inclusive, recaudaron dinero y ofrecen una recompensa millonaria para cualquiera que mate a Rushdie.

Esta situación llevó a Rushdie a vivir escondido durante muchos años, a contar con protección policial y a usar el pseudónimo ‘Joseph Anton’. De hecho, en 2012 publicó las memorias sobre su vida con ese título. Su último trabajo, ‘Ciudad de la cictoria’, saldrá en febrero próximo.

En 1998, la Administración de Teherán de esa época comunicó que ya no respaldaba la fatwa, permitiendo que el novelista viviera relativamente sin preocupaciones. No obstante, el ayatolá Ali Khamenei ratificó en 2017 que la fatwa continuaba vigente.

El escritor es un acérrimo crítico de la religión en varios de sus aspectos. También ha sabido apuntar contra la opresión y la violencia que rondaba su India natal.

Con EFE y Reuters