¿Una escapada? Este es el mejor pueblo de interior en España, según expertos

Por Christian Rodríguez
·2 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

From Cosmopolitan

Después de un verano atípico para muchos de nosotros, llega un otoño teñido de la misma anormalidad en cuanto a ocio y viajes. El turismo, de llevarse a cabo estos meses, será necesariamente dentro de nuestras fronteras. Por lo que la tradicional búsqueda de Google que reza ¿cuál es el mejor pueblo de España?” no tardará en elevarse. Si tú también te lo estás preguntando, tienes ganas de dar una miniescapada en petit comité —si las limitaciones de movilidad te lo permiten, claro— y esta duda te carcome, tranquila, la prestigiosa guía internacional Lonely Planet ha elaborado el ránking definitivo, según sus lectores, del que creen que es el mejor pueblo de interior en España. La cosa estaba difícil, pero la elección ha sido tomada.

Así las cosas, después de encuestar a más de 48.000 personas y en una especie de ‘mundial’ que incluía fases de octavos de final o cuartos de final, el vencedor ha sido Potes, municipio ubicado en Cantabria de tan solo 1.350 habitantes en 2018. Su paisaje, si es que no lo conoces todavía, evidencia esta decisión que a partir de ahora lo sitúa como destino internacional para quienes busquen conocer la España interior con más encanto.

Photo credit: Raquel Maria Carbonell Pagola - Getty Images
Photo credit: Raquel Maria Carbonell Pagola - Getty Images

El resto de la lista, muy dividida geográficamente

Potes, ubicada a los pies de los Picos de Europa, promete ofrecer a sus visitantes unas impresionantes estampas que oscilan desde el bosque más frondoso hasta la muralla medieval más fotogénica. Todo un enclave donde poder descubrir siglos pasados y maridar esta cultura con la reconocida gastronomía norteña. Vamos, que en cuanto podamos —y la situación lo permita— estamos haciendo las maletas para desconectar un par de días en su paisaje.

Asimismo, el resto del ránking situaba en un segundo lugar —y muy cerca de Potes— a Besalú, en Girona, un municipio medieval que posee un cuidado puente románico que data del siglo XII. El bronce caía sobre el pueblo de Albarricín, en Teruel, mientras que el cuarto puesto era para Alquézar, en Huesca.