La UFC se enfrenta a un escándalo que podría ensuciar su legado

Imagen de un combate del UFC 277 en el American Airlines Center el July 30 de 2022. (Photo by Chris Unger/Zuffa LLC)
Imagen de un combate del UFC 277 en el American Airlines Center el July 30 de 2022. (Photo by Chris Unger/Zuffa LLC)

La UFC puede tener un problema importante que ha pasado relativamente desapercibido hasta el momento. Las apuestas pueden convertirse en un auténtico drama si no se atajan a tiempo y puede que la compañía de artes marciales mixtas (MMA) se haya puesto las pilas demasiado tarde.

Hace unas semanas, los medios internacionales se hacían eco de buen resultado del cantante Drake tras hacer una apuesta combinada en el UFC London. El canadiense puso su dinero a los ídolos locales, Paddy Pimblett y Molly McCann, y presumió en redes sociales de haberse embolsado 3 millones de libras. Una anécdota mediática que llevó a más de uno, incluida la propia compañía de MMA, a poner el ojo en el entramado de apuestas relacionadas con la UFC… y saltó la liebre.

Para empezar, la promotora presidida por Dana White ha dado un paso adelante y ha prohibido a sus luchadores apostar en cualquier pelea de la compañía. Una nueva norma del Código de Conducta del Atleta que firman todos los integrantes de la UFC con la que la compañía pretende mantener limpio el deporte y evitar apuestas internas. Una forma de reforzar las leyes locales de algunos estados del país en los que ni los deportistas ni los miembros de su entorno familiar o social pueden jugarse el dinero en actividades en las que están implicados.

Hunter Campbell, Director de Negocios de la UFC, lo dejaba bien claro. “La UFC ha impuesto la prohibición de apuestas en la Política de Conducta del Atleta para ayudar a nuestros deportistas a entender sus obligaciones ante la ley en la mayoría de los estados en los que están permitidas las apuestas deportivas”, explicaba mediante un comunicado. “Los luchadores tienen prohibido realizar cualquier apuesta, directamente o mediante terceros, en cualquier evento de la UFC, incluidas las apuestas sobre ellos mismos”.

Un movimiento muy inteligente por parte de una UFC que de un tiempo para acá tiene como patrocinadores varias casas de apuestas y criptomonedas, pero que no ha evitado que, de buenas a primeras, y quién sabe si por esta medida para guardarse las espaldas, la promotora se vea involucrada en un posible escándalo.

El final de la pelea de la discordia entre Shayilan Nuerdanbieke y Darrick Minner en el UFC Vegas 64. (Photo by Chris Unger/Zuffa LLC)
El final de la pelea de la discordia entre Shayilan Nuerdanbieke y Darrick Minner en el UFC Vegas 64. (Photo by Chris Unger/Zuffa LLC)

La velada UFC Vegas 64 está siendo mirada con lupa y bajo investigación por apuestas sospechosas en la pelea entre Darrick Minner y Shayilan Nuerdanbieke, La ESPN levantó la liebre después de que las probabilidades de victoria del segundo peleador subieron como la espuma y se dispararon sólo unas horas antes del combate. De repente comenzaron a proliferar las apuestas que daban a Nuerdanbieke como ganador por KO y el departamento nacional US Integrity (USI) tuvo que entrar en escena.

El presidente de USI, Matthew Holt, explicó a la ESPN que se avisó a todos los estamentos y apostantes que pudiesen verse afectados por esta situación para evitar males mayores. “Nuestro objetivo siempre es notificar a la industria sobre cualquier actividad potencialmente nefasta, anormal o sospechosa para que estén en disposición de tomar medidas con la mayor premura”, explicó. “Esperamos haber podido ayudar a que se filtren más apuestas sospechosas en esa velada”.

El hecho de que la pelea bajo sospecha terminase con victoria por nocaut técnico en el primer asalto de Nuerdanbieke sobre Minner, tal y como decían las apuestas que se dispararon antes de la pelea, ha llevado a la UFC a iniciar una investigación privada. Las suspicacias en redes sociales y las teorías conspiranóicas ‘destaparon’ que se había filtrado una posible lesión de Minner por culpa de la cual el árbitro acabó parando la pelea. Más de uno aseguró que la pelea estaba pactada y que por eso los porcentajes dieron un vuelco.

La UFC no tuvo más remedio que dar la cara y respaldar a sus peleadores. “La UFC trabaja con un servicio de integridad de apuestas independiente para monitorear la actividad de apuestas de nuestros eventos”, aseguró la empresa mediante un comunicado. “Nuestro socio de integridad de apuestas, Don Best Sports, realizará una investigación de lo sucedido e informará de los resultados. Actualmente no tenemos motivos para pensar que ninguno de nuestros peleadores involucrados en el combate, o alguien en relación con sus equipos, haya tenido un comportamiento irresponsable o poco ético”. Tic, tac.

Vídeo | Un campeón del mundo de MMA reta a sus compañeros de gimnasio a que le peguen puñetazos sin moverse

Otras historias que te pueden interesar: