La Agencia espacial europea se prepara para tender una emboscada a un cometa

·4 min de lectura
Impresión artística de la sonda Comet Intercepto a la espera del paso de un cometa | Geraint Jones, UCL Mullard Space Science Laboratory
Impresión artística de la sonda Comet Intercepto a la espera del paso de un cometa | Geraint Jones, UCL Mullard Space Science Laboratory

Habitualmente un lanzamiento espacial conlleva un enorme esfuerzo de planificación, desarrollo tecnológico, un buen presupuesto económico y, por supuesto, un objetivo específico. Sin embargo, la Agencia Espacial Europea (ESA) acaba de aprobar una curiosa misión espacial que se lanzará al espacio sin tener previamente ningún objetivo concreto sino que esperará el paso de algún cometa procedente del sistema solar exterior o incluso de más allá. La misión se ha denominado Comet Interceptor aunque popularmente ya se la conoce como “la emboscada a un cometa” y será la primera sonda espacial que se quedará aparcada en el espacio, agazapada en un punto estratégico, a la espera de posibles presas…

El sistema para “cazar un cometa” se compone de tres naves espaciales que quedarán estacionadas en el punto de Lagrangre L2, donde esperarán el paso del cometa adecuado. Una vez elegido el objetivo a perseguir, los tres módulos viajarán juntos hacia él y se separarán unas semanas antes de interceptarlo para iniciar el estudio científico. Cada uno de estos tres módulos estará equipado con un amplio abanico de instrumentos que proporcionarán diferentes perspectivas tanto de la superficie del cometa, de su núcleo y del entorno de gas y polvo que lo rodea.

Fotografía real realizada por la sonda Giotto a 200 kilómetros de distancia del cometa Halley en 1986 | imagen NASA/ESA/Giotto
Fotografía real realizada por la sonda Giotto a 200 kilómetros de distancia del cometa Halley en 1986 | imagen NASA/ESA/Giotto

Perseguir y alcanzar un cometa por el espacio puede parecer una misión imposible, pero ya tenemos una buena experiencia y contamos con varias misiones exitosas. En 1986, la legendaria misión Giotto logró acercarse al cometa Halley y consiguió fotografiarlo a tan solo 200 kilómetros de distancia. En 2004 se lanzó otra sonda histórica, la intrépida Rosetta que después de diez años de viaje espacial alcanzó la órbita del cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko e incluso llegó a desplegar el módulo de aterrizaje Philae que se posó sobre la superficie del cometa.

Sin embargo, tanto Giotto como Rosetta se encontraron con cometas denominados de periodo corto, es decir cometas con periodos orbitales inferiores a 200 años que son bien conocidos y que tienen órbitas relativamente cercanas dentro de nuestro sistema solar. El cometa “Chury” regresa cada seis años y medio y el Halley nos visita cada 76 años.

Y es aquí donde entra la nueva misión de la ESA que buscará cazar un cometa de periodo largo, mucho más raro y lejano. Comet Interceptor se quedará a la espera del paso de “un cometa prístino en una órbita amplia que tarde cientos de años, quizá procedente de la Nube de Oort, una inmensa región de objetos helados mucho más allá de Neptuno.

Ninguna sonda ha visitado un objeto así antes. “Comet Interceptor nos dará una primera visión real de un cuerpo primordial”, explica en Nature Alan Fitzsimmons, experto en cometas de la Queen's University Belfast, Reino Unido. “No tenemos idea de cómo será. Eso será verdaderamente una ciencia nueva, nunca antes vista”.

Las perspectivas son emocionantes pero también existen riesgos. Los cometas de periodo largo son escasos y su paso por nuestro vecindario no es demasiado frecuente. Se estima que una docena de cometas lejanos nos visitan cada año… pero el Sistema Solar es muy grande y la sonda no podrá interceptarlos a todos. Además estos cometas solo se pueden detectar unos meses antes de su acercamiento más cercano al sistema solar interior por lo que la sonda Comet Interceptor debe estar lista y a punto para ponerse en marcha en cualquier momento.

La misión se lanzará en 2028 y la sonda esperará aparcada durante otros seis años. Las expectativas de la misión son optimistas. Los expertos calculan un 80% de probabilidad de que surja el cometa adecuado dentro del rango de acción de la sonda pero, por si acaso, la misión se podría reutilizar para visitar otros cuerpos de interés, como por ejemplo 73P/Schwassmann–Wachmann 3, un cometa de período corto que se cree que se rompió en pedazos.

Más noticias e historias interesantes sobre el espacio en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

European Space Agency “ESA’s new mission to intercept a comet

Jonathan O'Callaghan “The European space mission that plans to ambush a comet” Nature DOI:10.1038/d41586-022-01696-x

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente