"Es el peor ataque al Amazonas": Brasil permite la minería en una valiosa reserva natural

WTB

“Es el peor ataque al Amazonas en casi medio siglo”. Así califica la oposición la decisión del presidente brasileño, Michel Temer, de extinguir la Reserva Nacional de Cobre y Asociados (Renca), ubicada entre los estados norteños de Amapá y Pará. Con este decreto se permite la explotación minera de una de las reservas naturales más valiosas de la Tierra.

Se estima que la reserva contiene grandes cantidades de oro, níquel y otros minerales, además del cobre que le dio su nombre. La idea es que el Estado brasileño ingrese una ingente cantidad de dinero gracias a la minería.

Brasil abole una zona protegida del Amazonas para que sea explotada por la industria minera (Greenpeace)
Brasil abole una zona protegida del Amazonas para que sea explotada por la industria minera (Greenpeace)

Temer y los suyos aseguran que obligará a los inversores y empresas mineras a respetar las leyes medioambientales y ha proteger las reservas en las que viven los indígenas, pero los senadores locales no se creen estas promesas.

Según informa The Guardian, más de 20 multinacionales han expresado su interés por explotar la zona lo que ha despertado las suspicacias de organizaciones ecologistas como Amazon Watch. Uno de de sus portavoces, Christian Poirier, asegura que “La abolición de Renca causará estragos en el bosque y las comunidades indígenas solo para satisfacer las ansias de un pequeño grupo formado por los económicamente poderosos que mantienen a Temer en el poder”.

La reserva de Renca abarca 46.450 kilómetros cuadrados y fue creada durante el régimen militar brasileño, que pretendía explotar los depósitos de cobre pero nunca llegó a hacerlo.

El tamaño y la diversidad natural de Renca (AFP)
El tamaño y la diversidad natural de Renca (AFP)

La difícil situación económica en la que vive Brasil, que sufre desde 2015 la mayor recesión de su historia, ha hecho que sus dirigentes busquen nuevas formas de financiación, y una de ellas es la de la mayor explotación de sus recursos naturales.

Temer consiguió el poder en 2016 tras la turbulenta destitución de su antecesora, Dilma Rousseff. Desde entonces, sus políticas han sido las de eliminar las trabas ecológicas que las empresas industriales y energéticas del país se encontraban para explotar el Amazonas, uno de los pulmones del planeta.

En un comunicado, el Gobierno de Temer justifica la abolición de la protección de la zona asegurando que “El objetivo de la medida es atraer nuevas inversiones, con generación de riquezas para el país y de empleo y renta para la sociedad, siempre en base a los preceptos de la sustentabilidad”.