La erupción del volcán de La Palma se reactiva con explosiones de baja intensidad

·3 min de lectura

Este lunes por la tarde, el volcán de la isla de La Palma, España, se reactivó tras horas de relativa inactividad. Los expertos esperan que la colada de lava llegue pronto al océano Atlántico, aunque no han podido definir cuándo será exactamente, mientras el magma ya ha dejado más de 500 viviendas arrasadas a su paso.

Tras varias horas de relativa inactividad, el volcán de Cumbre Vieja volvió a la carga este lunes. Por la tarde, el volcán comenzó a emitir piroclastos y explosiones estrombolianas, algo natural según el Instituto Volcanológico de Canarias, Involcal.

Junto a estos parones y reactivaciones de la actividad volcánica, la lava también ha incrementado la rapidez de su recorrido, por lo que se espera que llegue finalmente al Océano Atlántico en las próximas horas, aunque fuentes expertas no han podido confirmarlo. De momento, la lava está a unos 800 o 1.000 metros en línea recta de la costa.

"Estas activaciones y desactivaciones del volcán son algo lógico en el proceso, es algo natural en el devenir de los volcanes tipo estromboliano. Y, en particular, de las erupciones históricas de las islas Canarias", aseguró Miguel Ángel Morcuende, director técnico del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias, Pevolca.

En la línea de las afirmaciones de Morcuende, no es la primera vez que un volcán en las islas Canarias presenta ese comportamiento intermitente. De hecho, el precedente más cercano es el del volcán de San Juan, también en La Palma, en el año 1949.

Con la reactivación de la actividad del denominado volcán Cabeza de Vaca, el magma avanzó por el pueblo de Todoque y arrasó con edificios, como iglesias, a su paso. Hasta el momento, este fenómeno natural ha dejado 230 hectáreas devastadas y entre 500 y 600 edificios destruidos.

Además, la vuelta de la actividad de Cabeza de Vaca ha coincidido con un gran repunte de la actividad sísmica a unos 10 kilómetros de profundidad en la isla de La Palma, según los datos proporcionados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN). Sin embargo, los expertos sostienen que por el momento los niveles no representan peligro.

Confinamiento en algunas zonas de la isla por precaución

El incremento de la velocidad del material magmático activó las alertas el domingo por su posible llegada al mar, con la que se formarán gases tóxicos como el ácido clorhídrico. En consonancia a este riesgo, las autoridades de La Palma decidieron decretar confinamiento en las localidades cercanas a donde se espera que llegue la lava, algo que afectó a unas 300 personas.

A pesar de que el volcán disminuyó su actividad en la mañana del lunes, esta medida parece que seguirá en pie hasta que la colada de magma llegue al mar. Desde el Ejecutivo local han defendido que esta decisión se mantiene por la seguridad de los ciudadanos.

La compañía aérea local Binter, que tenía previsto reanudar los vuelos hacia y desde la isla el lunes por la tarde, dijo que las condiciones seguían siendo inseguras y que todos los viajes se cancelarían al menos hasta el martes.

La colada de lava, que pone en aprietos a varios sectores de la economía local, no se ha detenido en ningún momento. Se estima que al menos el 15% de la cosecha de plátanos de La Palma podrían perderse y, según el portal inmobiliario 'Idealista', los daños en bienes inmuebles hasta el lunes se valoran en unos 178 millones de euros. Desde la primera erupción del volcán, al menos 5.600 personas han sido evacuadas de sus casas.

Con EFE, Reuters y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente