Ocho errores que cometes cuando cocinas verduras congeladas

Krissy Brady

Las verduras son imprescindibles en una dieta equilibrada, pero poca gente come la cantidad diaria aconsejada. La Organización Mundial de la Salud recomienda ingerir al menos 400 gramos o cinco porciones de frutas y verduras al día.

Si siempre te estás quejando de la falta de tiempo, las verduras congeladas están hechas para ti: son tan sanas como las frescas, ya están listas para cocinar y son baratas. Pero ojo con cómo las cocinas.

“Dado que el proceso de congelar verduras está diseñado para preservar la mayor parte de sus nutrientes, su sabor, su textura y su color, es importante que continuemos manteniendo esos atributos al cocinarlas”, señala Lisa Shepherd, especialista en nutrición y ciencias de la alimentación en la Universidad de Tennessee (Estados Unidos).

Entonces, ¿cómo se cocinan estas verduras congeladas para que queden como si fueran frescas? La edición estadounidense del HuffPost se ha puesto en contacto con varios expertos para descubrirlo.

Error 1: escoger cualquier bolsa de la sección de congelados de la tienda

Palpa bien la bolsa para ver si las verduras están apelmazadas. “Si es así, significa que se han descongelado y se han vuelto a congelar en algún momento de camino al supermercado y han perdido nutrientes en el proceso”, explica la dietista Beth Auguste. Ese ligero aumento de temperatura provoca que las verduras se deshidraten (pierden su contenido en agua) durante el almacenamiento y propicia la formación de hielo, alterando su color, sabor y textura.

Estas verduras pasan por un proceso de congelado rápido cuando están frescas y con todos sus nutrientes intactos, de modo que si palpas una bolsa en la que notas piezas individuales de verduras, es una señal de que siguen en su estado original, explica Auguste.

Error 2: utilizar verduras congeladas en la receta equivocada

“Los mejores platos para utilizar verduras congeladas son guisos, sopas y cualquier otro plato que disimule la textura de las verduras”,...

Sigue leyendo en El HuffPost