Menos de 3.000 euros de multa tras amputar la pierna equivocada a un paciente

·2 min de lectura

El pasado mes de mayo, un octogenario austriaco acudió a una clínica para someterse a una cirugía por la que le amputarían una pierna. La operación fue bien hasta que dos días después las enfermeras que se encargaban de las curas se dieron cuenta de que la extremidad amputada había sido la contraria. Según publica la BBC, un tribunal del país ha condenado a una cirujana al pago de una multa de 2.700 euros por una “negligencia grave”.

Marcaron la pierna que no era antes de entrar en quirófano y le amputaron la pierna contraria. (Foto: Getty Images)
Marcaron la pierna que no era antes de entrar en quirófano y le amputaron la pierna contraria. (Foto: Getty Images)

Los hechos ocurrieron en la Clínica Freistadt, situada en una pequeña localidad del mismo nombre muy cerca de la frontera con la República Checa. Desde el centro hospitalario lamentaron en su momento lo que calificaron como un “error trágico” y aseguraron sentirse “profundamente conmocionados” por lo sucedido con este paciente de 82 años.

El anciano, aquejado de enfermedades previas según detalla la BBC en la información sobre el caso, acudió a que le extirpasen una pierna debido a estas mismas patologías, que no han sido detalladas. Los cirujanos debían quitarle la pierna izquierda. Sin embargo, a la hora de marcar la extremidad le marcaron la derecha y fue esa la que le amputaron.

Nadie se dio cuenta en ese momento, ni tampoco en los dos días posteriores. Ni siquiera, parece ser, el paciente o su familia, según se desprende de los datos conocidos. No fue hasta que se sometió a una cura 48 horas después que se descubrió el error. Fueron las enfermeras que acudieron a realizarle un cambio de vendas rutinario las que se percataron de lo ocurrido e informaron al resto del personal de la clínica.

Este paciente, cuya identidad no ha trascendido y que ya ha fallecido, tuvo que hacer frente a la idea de volver a entrar en quirófano para extirparle la otra pierna, la que debía haber sido operada en un primer momento. Tras conocerse la noticia, el hospital organizó una rueda de prensa en el transcurso de la cual se dijo que lo ocurrido era el “resultado de una secuencia de circunstancias desafortunadas” y su director pidió disculpas.

El caso acabó en los tribunales y este miércoles un juez de Linz ha declarado a la cirujana, de 43 años, culpable de una negligencia grave y le ha impuesto una multa de 2.700 euros. Ante el juez, la doctora, al ser preguntada sobre por qué había marcado la pierna contraria a la que debía ser extirpada, respondió que “simplemente, no lo sé”. También declaró que había habido un fallo en la cadena de mando en el quirófano.

Actualmente esta cirujana trabaja en otro centro médico. Además de la multa, la viuda del paciente deberá recibir una indemnización de 5.000 euros en concepto de daños.

EN VÍDEO | Nació prematura y 24 años después trabaja con el médico que le salvó la vida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente