Errejón ya no le hace tanta gracia al PSOE al robarle 5 escaños

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo (primera fila-2d) junto al exsindicalista Cándido Méndez (primera fila-d), el candidato de Más País a las elecciones generales del 10 de noviembre, Iñigo Errejón. EFE/Javier López

Del "valoramos la capacidad de diálogo de Errejón" y "el contrapeso de Más País será bueno para el desbloqueo político" al ayudar a la "recomposición de los partidos a la izquierda del PSOE, a "Errejón forma parte del problema y no de la solución" han pasado solamente 15 días. O tres sondeos, que es la nueva vara de medir hasta el 10 de noviembre en que se celebren las elecciones generales.

¿Por qué Errejón ha dejado de caer bien al PSOE en tan breve espacio de tiempo? La respuesta son cinco escaños. El PSOE acaba de darse cuenta de que Más País no solamente le va a robar votos a Unidos Podemos, sino que también se los va a birlar a ellos.

Según la encuesta publicada hoy por Eldiario.es, "la repetición de elecciones podría llevar al PSOE a empeorar su resultado de abril". Este axioma tan evidente para la gran mayoría de los mortales no lo era para el PSOE. El gurú electoral de los socialistas, Iván Redondo, le susurró a Pedro Sánchez que el PSOE no se vería castigado por la repetición electoral ni por el tiempo perdido desde abril a hoy. Que el electorado no iba a cabrearse por tener que volver a votar cuando en algunos casos perdieron tiempo y dinero en viajar hasta sus colegios electorales para ejercer su derecho al voto.

Y ojo porque hay otras encuestas que fijan la irrupción de Errejón en cuatro diputados más hasta un total de 16.

Redondo pensaba la cosa iba a ser un Errejón vs Iglesias, que Más País solamente iba a picotear votos en el granero de Unidos Podemos. Pero esto no es así. El barómetro de octubre, elaborado por Celeste-Tel para eldiario.es, sitúa a Más País al borde de conquistar 9-10 escaños. Por contra coloca a la formación morada con cinco menos (de 42 a 37). ¿De dónde va a sacar los 4-5 restantes? Efectivamente, mayoritariamente del PSOE.

El susto en Moncloa es morrocotudo, porque estos datos no solo son peores que los resultados de abril, sino que son mucho peores que lo pronosticado por el sondeo anterior. El socialismo está en pánico.

La gravedad es mayor por el efecto al alza de Unidas Podemos que según el sondeo podría recuperar la tercera posición en las elecciones, por delante de Ciudadanos. “La formación que lidera Pablo Iglesias muestra síntomas de estabilidad y, por el momento, no acusa en exceso el desembarco de Íñigo Errejón en el tablero político”.

Los celos en el PSOE también han entrado en juego. Pepe Álvarez, secretario general de UGT ha señalado recientemente que el partido de Errejón aporta frescura.

Y quien menos lo ha disimulado es Rafael Simancas, el número 7 de las listas del PSOE por Madrid, donde en abril logró 11 escaños. Si el robo de votos de Más País se centra en la Comunidad, Simancas puede quedarse fuera del Congreso de los Diputados. Que el secretario de Organización del PSOE en el Congreso quede fuera del mismo sería un golpe de efecto brutal en su contra. Así que Errejón ya tiene un enemigo más para lo que queda de precampaña. El mismo partido que auspició su salto, ahora lo quiere abortar antes de tiempo.