Erkoreka explica que el plan de acercamiento de presos "no es nuevo"

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka. EFE/JON RODRIGUEZ BILBAO/Archivo

San Sebastián, 16 ene (EFE).- El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha aclarado que el plan de acercamiento de presos de ETA que se va a plantear al Ejecutivo central "no es nuevo", sino que es una actualización del plan que el lehendakari, Iñigo Urkullu, hizo hace siete años a Mariano Rajoy y después a Pedro Sánchez.

En declaraciones a ETB-1, el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno ha explicado este jueves que el planteamiento al que se refirió ayer el secretario general de Derechos Humanos, Jonan Fernández, es el mismo que se "puso sobre la mesa" cuando Pedro Sánchez llegó a la Moncloa, aunque ahora se ha "actualizado".

Ha añadido que esta propuesta "no es más que la aplicación concreta" de los programas Hitzeman y Zuzenbidean, que el Gobierno vasco aprobó en la anterior legislatura.

"El Gobierno tiene en sus manos dar ese paso con los presos que están en cárceles españolas, y para llevarlo a cabo sólo hace falta una decisión política", ha agregado.

Erkoreka ha sostenido que se trata de un "asunto de derechos" y que existe jurisprudencia que apunta a que los reclusos "en todo el mundo" tienen "derecho a una vida familiar", por lo que si se les aleja mucho de sus familias, esos derechos pueden resultar vulnerados.

También ha aludido a la "eficacia" de la política penitenciaria, ya que uno de los principales objetivos debe ser la "resocialización" de los reclusos, que se puede llevar a cabo "de forma más eficaz si están cerca de sus familias".

Se trata, ha afirmado Erkoreka, de una cuestión compartida por los dos socios del Gobierno vasco, PNV y PSE, que coinciden en que se deben introducir "modificaciones" en la política penitenciaria.