Eric Zemmour, el tertuliano ultraconservador convertido en alternativa a Macron

·3 min de lectura

No tiene partido, ni experiencia en política y ni siquiera ha confirmado que vaya a presentarse a las elecciones francesas pero las encuestas ya le aúpan por encima de Marine Le Pen.

El ascenso meteórico del periodista y tertuliano Eric Zemmour, conocido por sus posiciones ultraconservadoras, ha provocado un terremoto en la política francesa y aunque aún no es candidato oficial ya es una constante en todas las encuestas de cara a las presidenciales francesas de 2022 en las que, hasta la irrupción de Zemmour, lideraban el actual jefe de Estado, Emmanuel Macron, y la propia Le Pen.

Eric Zemmour ya es segundo en las encuestas francesas. (Photo by Chesnot/Getty Images)
Eric Zemmour ya es segundo en las encuestas francesas. (Photo by Chesnot/Getty Images)

Pero Zemmour, con su discurso extremista de derechas, amenaza la posición de Le Pen, que se ha desplomado un 16%, frente al 18% del provocador tertuliano y el 27% de Macron, según un sondeo de la firma Harris para la revista 'Challenges'.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Zemmour, judío de 63 años, de raíces argelinas, inició su carrera en el diario Le Quotiden y trabajó durante años en Le Figaro, pero empezó a destacar como comentarista en radio y televisión por sus afirmaciones altamente provocadoras y abiertamente xenófobas hasta convertirse en todo un líder mediático con su participación en CNews, la conocida como “Fox News francesa”, que ha duplicado su audiencia en los últimos cuatro años a base de tertulias con una clara orientación de extrema derecha.

CNews, propiedad del magnate conservador de los medios de comunicación, Vincent Bolloré, accionista mayoritario de Vivendi, ha ayudado a Zemmour a construirse un perfil nacional que ahora despunta en las encuestas inflado por discursos inflamados de odio hacia musulmanes o negros. 

Las empresas de medios de Bolloré han alimentado el debate en Francia sobre la inseguridad, la inmigración y el islam, temas que ha sido abordados tradicionalmente por la nacionalista Marine Le Pen, que lleva años agitando el miedo en la opinión pública francesa.

"Ya no se gana desde el centro", le dijo Zemmour a Le Pen en una reunión secreta a principios de este año, según recoge el Financial Times, cuando ella trató de convencerlo de que no se presentase a las elecciones. “La gente espera firmeza y convicción, incluso radicalismo”, aseveró el escritor.

Entre sus propuestas más extravagantes y polémicas está la de prohibir que se ponga a los niños franceses nombres “extranjeros” como Mohamed o Kevin y en su faceta como escritor ha criticado abiertamente a la corriente feminista y a la generación de mayo del 68 por debilitar los pilares tradicionales de la república francesa. 

Defensor de lo que él considera la “identidad francesa” y contrario a la inmigración, en lo económico defiende el nacionalismo por encima de la apertura europea, así como fijar límites al derecho a huelga.

Desde hace semanas, el Consejo Superior Audiovisual francés ha pedido a los medios de comunicación reducir sus apariciones por considerarlo ya no como un presentador o editorialista, sino como “un actor del debate político nacional”.

Francia ya tiene su figura estrambótica y extremista con la que aunar votos de descontento y frustración. Los extranjeros y las feministas son chivos expiatorios habituales a través de los que conquistan el poder este tipo de personajes. Ya nos lo enseñó Trump: cuanto más polémico y radical, mejor. Aunque detrás de esa firmeza no haya absolutamente nada.

EN VÍDEO I Una joven marroquí se hace popular respondiendo con ironía a los ataques racistas que recibe en Tik Tok

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente