Erdogan se enfrenta a las acusaciones de los observadores y a las protestas de la calle

Acompañado por su esposa, Erdogan saluda a los cientos de seguidores agitando las banderas frente a su palacio presidencial de Ankara. Una demostración de fuerza tras ganar por la mínima el referéndum, por algo más de un millón de votos, y después de las duras críticas de los observadores internacionales de la OSCE que denuncian irregularidades. Erdogan niega rotundamente que la campaña fuera ilegal, con un discurso encendido dice que "no ve, ni escucha, ni reconoce" los informes de los observadores, y asegura que han sido las elecciones más democráticas que se hayan visto en ningún país europeo.Mientras en las calles de las ciudades siguen resonando los gritos de la oposición. Piden la anulación de los resultados después de ver vídeos donde se muestra como colocan el sello oficial a votos que no lo tenían y que fueron aceptados justo antes del cierre de los colegios.En medio de esta tensa jornada postelectoral el gobierno turco ha prorrogado tres meses más el estado de emergencia vigente en el país desde julio, desde el fallido golpe de Estado a Erdogan.

-Redacción-

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines