Erdogan reza en Santa Sofía tras reconvertirla en mezquita

·3 min de lectura

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, participa este viernes en la primera plegaria musulmana en la exbasílica de Santa Sofía, en Estambul, desde que el monumento fue reconvertido en mezquita a pesar de la oposición internacional.

La más alta jurisdicción administrativa turca revocó el 10 de julio el estatuto de museo del monumento bizantino, construido en el siglo VI de nuestra era como catedral y reconvertido en mezquita en el siglo XV.

Erdogan ordenó que el edificio fuera reabierto para el culto musulmán, lo que provocó una profunda cólera en la comunidad cristiana y tensó aún más las relaciones con Grecia, aliado en la OTAN, que sigue de cerca el patrimonio bizantino en Turquía.

"Vamos a preservar la herencia cultural de Santa Sofía como lo hicieron nuestros ancestros", afirmó.

El papa Francisco se manifestó "muy afligido" por esta reconversión.

Esta catedral del imperio bizantino cristiano ya fue convertida en mezquita tras la toma de Constantinopla (nombre histórico de Estambul) por parte de los otomanos en 1453.

Pero, en 1934 fue transformada en museo por el líder de la joven República turca, Mustafá Kemal (Atatürk), quien quiso "ofrecérselo a la humanidad".

Ubicado en la parte antigua de Estambul, está incluido en la lista del patrimonio mundial de la Unesco, y atrae a millones de turistas de todo el mundo. Durante el año pasado el número de visitantes fue de 3,8 millones.

El Consejo de Estado, el tribunal administrativo más importante de Turquía, anuló por unanimidad la decisión de 1934 de convertirlo en museo y argumentó que Santa Sofía (Hagia Sophia) está registrada como mezquita en las escrituras de propiedad.

La Autoridad de Asuntos Religiosos de Turquía, dirigida por Ali Erbas, estimó el miércoles que hasta 1.000 personas podrán participar en la plegaria del viernes. Antes, entre las 06H00 y las 10H00 GMT, se recitará el Corán.

Se invitó a líderes y funcionarios de varios países de mayoría musulmana, como Catar y Azerbaiyán, informaron los medios de comunicación turcos.

Unos 20.000 efectivos de las fuerzas de seguridad serán desplegados en la zona para garantizar que la primera plegaria se lleve a cabo sin incidentes.

- 'Conservación' -

La gran preocupación para los expertos es ahora la conservación de Santa Sofía.

Arquitectos y obreros han trabajado día y noche para cumplir con la fecha del 24 de julio. En los últimos días se veían andamios en el interior.

Se colocó una alfombra de oración musulmana turquesa para permitir a los fieles orar el viernes.

Algunos expertos están preocupados con la rapidez con que se realizó la reconversión.

"(Esto) no ha brindado tiempo suficiente para consultar adecuadamente con expertos, deliberar, discutir (...) e idear una estrategia sostenible para conservar Hagia Sophia para las generaciones venideras", señaló a la AFP Tugba Tanyeri Erdemir, investigador asociado de la universidad de Pittsburgh.

"Estas obras a toda prisa (...) pueden causar daños irreversibles a este sitio del Patrimonio Mundial y su arte espectacular", añadió Erdemir.

Sin embargo, el portavoz de Erdogan, Ibrahim Kalin, señaló el domingo que las autoridades quieren "evitar dañar los frescos, íconos y arquitectura histórica del edificio".

Los mosaicos bizantinos, que fueron tapados durante siglos cuando Hagia Sophia fue mezquita en el imperio otomano, estarán ocultos con cortinas durante los momentos de oración, puesto que el islam prohíbe las representaciones figurativas.

El templo seguirá abierto a los visitantes fuera de las horas de oración musulmana.

Esta semana la Diyanet, la Autoridad de Asuntos Religiosos, indicó que las representaciones cristianas en la antigua basílica "no constituyen un obstáculo para las oraciones".

burs-raz/er/age/erl