ERC avisa al Gobierno sobre los Presupuestos sin hablar de sedición: "Seremos ambiciosos y exigentes"

Joan Margall, durante su intervención. (Photo: Europa Press News via Getty Images)
Joan Margall, durante su intervención. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Joan Margall, durante su intervención. (Photo: Europa Press News via Getty Images)

Debate de totalidad de Presupuestos. El Gobierno llega con la tranquilidad de que ninguno de sus socios habituales, ni PNV, ni ERC, ni Bildu, han presentado enmiendas a la totalidad.

Sí, pero todavía los apoyos no están atados. Y aunque las enmiendas a la totalidad previsiblemente caerán este jueves en la votación en el Pleno, los grupos que sustentan habitualmente al Gobierno ya avisan.

Lo ha hecho muy claramente Joan Margall, el encargado de representar este jueves a Esquerra Republicana en la Cámara Baja: “Estos Presupuestos no son nuestros presupuestos porque continúan perpetuando un modelo de Estado que tampoco es el nuestro. No lo ha sido ni lo será”.

Considera Margall que ese modelo de Estado es el que “en demasiadas ocasiones, más que servir a la ciudadanía, se sirve de ella para mantener los privilegios de los de siempre”.

El portavoz de ERC ha criticado que las cuentas aprobadas por el Gobierno tengan un “marcado acento militarista” con un “aumento exagerado de las partidas de Defensa”.

Reconociendo el aumento de gasto social, creen los republicanos que “no van a raíz de los problemas” y ha llegado a hablar Margall de que el Ejecutivo “hace caridad y no redistribución”, equiparando esto a la derecha.

Entre las muchas quejas que ha relatado el portavoz republicano, una ha destacado por encima de las demás: la ejecución presupuestaria, que apenas alcanzaba en verano el 15,7%.

“Seguimos el mismo camino del año pasado, cuando se ejecutó sólo el 35% de lo presupuestado”, ha lamentado. “En este campo no podemos confiar en ustedes porque siempre incumplen. Siempre. Y siempre penalizan a los mismos”, ha agregado.

No negociar los Presupuestos no haría caer la monarquía ni el régimen del 78, sólo conseguiría que se prorrogaran los anteriores o que se intentaran aprobar con una mayoría más hostil para los intereses de Cataluña. No negociar significa perder

Margall ha asegurado que “hace falta reconstruir las confianzas sobre una base diferente” porque “su crédito ya se ha terminado”. ERC cree que “es imprescindible” crear “un mecanismo de garantía” para que se produzca “un correcto nivel de ejecuciones del Estado en Cataluña”. “Y esto no va de si somos independentistas o no, va de que el primero en cumplir sus propias leyes debe de ser el Gobierno”.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha recogido el guante a esta última petición, comprometiéndose en estudiar un sistema similar al que existe en Euskadi, algo por lo que Margall se ha felicitado.

El portavoz republicano ha asegurado que tienen “muchas razones para votar las enmiendas a la totalidad” pero que lo que quieren es “apostar por la responsabilidad” y “ser útiles a la gente”. “Esto pasa por poner nuestros votos y nuestra fuerza negociadora en trabajar para mejorarlos”.

“La negociación no ha hecho nada más que empezar y seremos ambiciosos y exigentes, como siempre”, ha anunciado Margall, quien ha lanzado este mensaje al resto de partidos independentistas catalanes: “Contrariamente a  lo que algunos intentan dar a entender, no negociar los Presupuestos no haría caer la monarquía ni el régimen del 78, sólo conseguiría que se prorrogaran los anteriores o que se intentaran aprobar con una mayoría más hostil para los intereses de Cataluña. No negociar significa perder”.

Sin mención a la sedición

Margall ha hablado de los Presupuestos... pero no de la sedición, delito cuya reforma los republicanos negocian con el Gobierno en paralelo a la aprobación de las cuentas.

Porque ERC, que hasta hace poco quería eliminar este delito, ahora se conforma con la reducción de las penas.

Preguntado por este viraje en los pasillos del Congreso, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha preferido no contestar porque “sería contraproducente”, aunque ha admitido que “es una buena noticia democratizar el Código Penal y que sea lo más homologable a lo que sucede en Europa”, donde las penas por delitos similares son más bajas e incluyen el uso de la violencia.

Ante los argumentos del Gobierno y del PSOE, que aseguran que no hay mayoría para sacar adelante una reforma del Código Penal, Rufián ha dicho que esto “también lo dijeron con la moción de censura” y que “quien sepa contar, sabe que es falso”.

Además, Rufián ha pedido otra vez al Ejecutivo que no “telegrafíe tanto” las negociaciones porque “es la peor manera de que salga algo bien”.

Sí se ha pronunciado, sin mencionar directamente a la sedición, la ministra Montero desde la tribuna, donde ha asegurado que el Gobierno quiere traer la reforma de este delito al Congreso.

“El presidente del Gobierno ha sido muy claro” sobre este tema, ha dicho Montero, quien ha reafirmado “la voluntad del Gobierno de homologar a los estándares europeos la calificación de determinados delitos en nuestros país”. “Es un compromiso firme del presidente y lo traeremos a esta Cámara, que tendrá que decidir sobre esta cuestión”, ha agregado.

Montero, en todo caso, ha desligado este debate al de los Presupuestos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR