Enviado de Trump expresa respaldo al Gobierno de transición en Bolivia

En la imagen el director para América Latina de la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone. EFE/LUIS EDUARDO NORIEGA A./Archivo

La Paz, 15 ene (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos, a través de su asesor especial para Asuntos Hemisféricos, Mauricio Claver-Carone, expresó este miércoles su respaldo a la labor del Gobierno interino de Jeanine Áñez en Bolivia.

"Vine a este viaje a nombre del presidente (Donald) Trump para saludar y reconocer la labor de la presidenta Áñez en este momento de transición y de optimismo para Bolivia", dijo a los medios Claver-Carone tras entrevistarse con la mandataria boliviana en el Palacio Quemado en La Paz.

Estados Unidos considera que Bolivia está ante "una oportunidad" para tener "un futuro con más democracia, con estado de derecho, un Estado con transparencia", señaló el funcionario.

Según Claver-Carone, en la reunión conversaron sobre "las prioridades de la presidenta en este periodo de transición" y la cooperación que Estados Unidos puede brindar a Bolivia en áreas como el comercio, la inversión, el apoyo en el proceso electoral y en la lucha contra la corrupción y el narcotráfico, entre otros.

Ambas naciones "son países naturalmente aliados" que "desafortunadamente" han estado "separados por muchos años" pese a tener "los mismos intereses, los mismos valores democráticos", dijo.

Claver-Carone se dirigió después a la Cancillería para reunirse con la ministra interina de Exteriores de Bolivia, Karen Longaric.

El funcionario prevé tener otros encuentros "con diferentes miembros de los grupos democráticos en Bolivia y apoyar en nombre del presidente Trump esta transición que se está llevando a cabo con mucho optimismo", según dijo.

"Esperamos que sea el principio de un futuro mucho más brillante para Bolivia y su pueblo", concluyó.

El Gobierno de Áñez ha dado un giro en la relación de Bolivia con Estados Unidos, que fue tensa durante la Administración de Evo Morales, quien solía acusar constantemente a Washington de conspirar en su contra.

Morales expulsó en 2008 al entonces embajador estadounidense, Philip Goldberg, y a la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en inglés) acusándoles de una supuesta conspiración.

En 2013 hizo lo mismo con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, en inglés) bajo las mismas acusaciones que Estados Unidos siempre ha rechazado.

En noviembre pasado, el Gobierno de Áñez nombró un embajador "en misión especial" no permanente en Estados Unidos por primera vez en once años tras la expulsión de Goldberg.