Víctima de abuso sexual en Chile da sentido testimonio a investigador del Vaticano

El enviado y exfiscal Jefe del Vaticano contra el Abuso Sexual Clerical, Charles Scicluna, espera el inicio de una sesión dedicada al abuso sexual de clérigos por sacerdotes , el 16 de enero de 2014, en Ginebra, en la sede del Alto Comisionado de la ONU para los DDHH

"Por primera vez siento que nos están oyendo", dijo visiblemente afectado el periodista chileno Juan Carlos Cruz, tras dar su testimonio a un investigador del Vaticano este sábado en Nueva York sobre los abusos sexuales que le infringió un sacerdote cuando era niño.

Cruz fue quien entregó el primer testimonio sobre los abusos cometidos por el influyente sacerdote chileno Fernando Karadima en Santiago durante la década de los ochenta. Declaró ante el arzobispo Charles Scicluna, enviado por el papa con el fin de investigar si se produjo el encubrimiento de las atrocidades cometidas en este caso.

"Fue una reunión larga, emocionalmente difícil, pero estoy muy contento de haber podido hablar con monseñor Scicluna, ellos se portaron increíblemente bien y por primera vez siento que nos están oyendo", dijo Cruz en declaraciones a medios de comunicación en Nueva York.

El periodista chileno declaró por cerca de una hora y media en una parroquia de esa ciudad en el inicio de la investigación que Scicluna realiza para establecer si Juan Barros, actual obispo de la ciudad chilena de Osorno (sur) y protegido de Karadima, encubrió los abusos cometidos por este sacerdote, conocido en Chile como un influyente formador de obispos.

Cruz y otras víctimas de Karadima acusan a Barros de haber estado presente cuando aquel abusó de ellos siendo párroco de una iglesia en la exclusiva comuna de El Bosque, en Santiago.

Barros fue parte de las homilías que ofició el papa durante su visita a Chile en enero último, provocando gran polémica y duras críticas de las víctimas de abusos de sacerdotes y de laicos de Osorno, quienes exigen su renuncia.

Antes de la misa que ofició en la ciudad de Iquique (norte), último destino antes de dejar Chile, Francisco afirmó que las acusaciones contra Barros eran "calumnias", pero al retornar al Vaticano pidió perdón por sus declaraciones y más tarde anunció la investigación del caso.

Los abusos de Karadima salieron a la luz en 2008 provocando un gran golpe a la iglesia chilena. Tras una investigación, el Vaticano lo condenó dos años después a "una vida de oración y penitencia".

- Lágrimas sinceras -

Scicluna, de 58 años, arzobispo de Malta y considerado uno de los mayores expertos en crímenes sexuales, fue nombrado por el papa Francisco para realizar esta investigación tras la polémica que se alzó durante su estancia en Chile.

Tras su declaración, Cruz explicó que le entregó a Scicluna documentos para apoyar sus acusaciones en contra de Barros, y dialogaron sobre otros abusos que involucran a sacerdotes en el país sudamericano.

En Chile, unos 80 sacerdotes han sido acusados de abusos sexuales contra menores, según la ONG estadounidense BishopAccountability.

Cruz afirmó además haber sentido "la compasión" de Scicluna durante su testimonio, y una actitud sensible ante su duro relato.

"Yo le estaba contando (a Scicluna) situaciones que he vivido yo y que han vivido otros, y se le caían las lágrimas sinceramente. No estaba actuando, se notaba su compasión y su empatía", sostuvo Cruz.

Scicluna llega a Chile el lunes para continuar tomando testimonios de otras víctimas de Karadima.

En 2005, Scicluna tuvo a su cargo la investigación de los abusos sexuales cometidos por el mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.