Su esposa lo quería matar, él fingió su muerte, y ahora ella está tras las rejas

Por Johani Carolina Ponce

Hoy salieron a la luz fotografías que las autoridades ayudaron a producir para atrapar a la mujer que hoy está cumpliendo una sentencia de 20 años en prisión.

En 2016 María de Lourdes Sosa, más conocida como Lulú Sosa, se declaró culpable de haber contratado a un expandillero para asesinar a su esposo, Ramón Sosa, quien es entrenador de boxeo y junto a ella era dueño de un gimnasio en la zona de The Woodlands en Houston. ¿Pero cómo Ramón descubrió a Lulú? ¿Por qué ella quiso asesinarlo? ¿Quién ayudó a Ramón a fingir su propia muerte?

Ramón y Lulú tenían poco más de cinco años de casados, él es puertorriqueño y ella es de origen mexicano. En teoría todo marchaba bien, pero había desacuerdos de cómo criar a sus hijos. Ella tenía dos hijos de una relación anterior y él también es padre de dos niños de un matrimonio previo.

En marzo de 2015 ella le pidió el divorcio y Ramón pensó que iba a convertirse en un proceso normal, pero no fue así. Un amigo de la pareja fue contratado por Lulú para asesinar a Ramón. El precio de la “cabeza” de su marido era de solo $2.000. Él fingió aceptar y lo que hizo fue grabar sus conversaciones, para posteriormente presentar evidencia a la policía y desenmascarar a la mujer.

El “sicario”, Gustavo, alertó a Ramón y hoy salieron a la luz fotografías que las autoridades ayudaron a producir para atrapar a la mujer que hoy está cumpliendo una sentencia de 20 años en prisión. ¿Pero por qué Gustavo informó a Ramón sobre las intenciones de Lulú? El hombre reveló que sentía agradecimiento y lo quiso ayudar, de hecho le salvó la vida.

El plan se llevó a cabo con el vital apoyo del FBI y los Texas Rangers, grupo que hizo el maquillaje sangriento en el cuerpo de Ramón, que se asemejaba a un cuerpo sin vida al que le habían disparado.  “Ella no sabía que Gustavo y yo éramos amigos, yo lo entrené. Al principio pensé que bromeaba, pero después supe que era verdad. Él tuvo problemas en el pasado, pero se que ahora está en el camino correcto”, declaró el hombre que hoy tiene una nueva relación, pero no quiere dar el nombre de su nuevo amor.

“Fingir que estaba muerto en el desierto fue algo espantoso, nunca pensé que nuestra relación iba a terminar así”, sentenció Sosa.

Un policía encubierto le mostró las fotos a Lulú y en ese momento ella sonrió, ahora con una sentencia de 20 años en la cárcel es probable que su risa se evaporé entre las rejas.

También te puede interesar:

Adolphe: Propinó un nócaut, pero… no ganó la pelea

MMA: Ridiculiza a su rival con llave de lucha libre

Ronda Rousey pronunció el sí acepto

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines