Entiendo que Miguel Ángel Revilla vaya tanto a ‘El Hormiguero’

·4 min de lectura

Este miércoles El Hormiguero recibió la visita de Miguel Ángel Revilla, tal como se anunció la pasada semana. El Presidente de Cantabria y Secretario General del PRC regresaba al programa solo unos meses después de su última visita, y en lo que es ya la tercera charla con Pablo Motos en lo que va de curso televisivo. Si la celebridad que fuese a El Hormiguero fuese otra diferente, bien podríamos hablar de hartazgo, repetición o términos similares. Sin embargo, entiendo muy bien que Revilla vaya tanto por el programa: tiene un magnetismo televisivo como el que gozan muy pocos políticos de nuestro país.

En El Hormiguero tienen varios tipos de tarjetas según las veces que haya ido el invitado en cuestión, y en el caso de Revilla, hablamos de un miembro Infinity del espacio de Trancas y Barrancas: ya ha ido más de dos docenas de ocasiones. El presentador Pablo Motos, con mucha sorna, le dijo que va a El Hormiguero más que él mismo, como si fuese él y no otro el director del programa y el que decide los invitados y los contenidos. Con mucho orgullo, Revilla reconoció que ya había ido en 26 ocasiones al programa,aunque los cálculos fallan por alguna parte. Cuando acudió en enero, Revilla ya dijo ese mismo número, por lo que se trataría de su visita vigésimoséptima. En la web del programa, sin embargo, toman la palabra de Revilla como la correcta, así que probablemente se equivocase la vez anterior.

El público volvió a responder una vez más con mucha alegría a la visita de Revilla. El Hormiguero se alzó como el programa no informativo más visto de la jornada, con un 15,5% de cuota y 2.194.000 espectadores. El programa con mejor cuota de la noche fue la Sálvame Fashion Week en Telecinco (17,1% con 1.852.000 espectadores), pero en coincidencia El Hormiguero le sacó una ventaja de por 3,4 puntos y 801.000 espectadores. En otras palabras, fue el líder de su franja y no tuvo rival que le hiciese sombra.

Estoy preocupado por lo que me quiere la gente”, atinó a decir Revilla, después de ser recibido con un sonoro aplauso por parte del público presente en las gradas. Pablo Motos encontró entonces una explicación a ese cariño: “Será porque no robas”, bromeó, añadiendo que era lo “único” que le pedía a un político.

BARCELONA, CATALUÑA, ESPAÑA - 23 DE ABRIL: El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, firma su libro 'Por qué no nos amamos' en Las Ramblas, el 23 de abril de 2022 en Barcelona, ​​Cataluña, España. (Foto de Lorena Sopena/Europa Press vía Getty Images)
BARCELONA, CATALUÑA, ESPAÑA - 23 DE ABRIL: El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, firma su libro 'Por qué no nos amamos' en Las Ramblas, el 23 de abril de 2022 en Barcelona, ​​Cataluña, España. (Foto de Lorena Sopena/Europa Press vía Getty Images)

Podría parecer que Revilla visitó El Hormiguero por gusto. Sin embargo, también fue a hacer promo de su nuevo libro, el cual estará firmando en la Feria del Libro de Madrid y que tiene por título 'Por qué nos queremos'. Más allá de su faceta de literato, lo que interesaba es que comentase la actualidad política del país, tal como se había prometido. Así, consideró que la reciente llegada de Alberto Núñez Feijóo a Génova puede ser determinante de cara a lo que suceda en las próximas elecciones, y también se sinceró sobre su opinión sobre el rey emérito, Juan Carlos I.

Revilla demostró ser un verso libre, y quizá eso es lo que le conecta tan bien con el público. Explicó que sus asesores le habían recomendado no hablar sobre el padre del rey Felipe VI, pero que él no podía callarse. Así, aseveró que el emérito había sido “la gran decepción” de su vida, pues habían tenido una importante relación personal con él, tanto como para ser la portada de uno de sus libros. Su admiración hacia el monarca se perdió “cuando descubrí que tenía una pasta gansa fuera, que nos ha pedido que seamos ejemplares...”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Lejos de quedarse su opinión en un breve apunte sobre Juan Carlos I, Revilla siguió diciendo que sí le “gusta” Felipe VI, pero que el emérito le “parece un 'viva la virgen' que le está haciendo un flaco favor a su hijo. Yo considero que tenemos un gran rey ahora, serio, que no da escándalos, bien acompañado por la reina. Yo no soy monárquico, pero me gusta el rey”. Además, afeó la actual situación fiscal del esposo de Sofía de Grecia. “Usted es un exiliado que se ha cambiado el domicilio fiscal a Abu Dabi, que es escandaloso”, añadió.

Con ese pequeño speach sobre la monarquía, se entiende por qué Miguel Ángel Revilla funciona tan bien en televisión y la razón por la que ha ido más veces a El Hormigueroque Will Smith. Es un hombre que conecta muy bien con el público, incluso si no estás de acuerdo con lo que dice. Además, no dejó de mostrar su lado más humano, ese Revilla que hay fuera del ámbito político, que se moja hablando de la Champions, de su móvil antiguo o cómo cree que será su vida el día que se retire.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente