‘No entendemos por qué Italia tiene que aceptar lo que otros no aceptan’

AP - Alessandra Tarantino

El barco humanitario "Ocean Viking" atracó este viernes en el puerto militar de Toulon, en el sur de Francia, con 230 migrantes que rescató en el Mediterráneo, frente a las costas de Libia. Francia criticó el comportamiento de Italia, que se negó a recibir el navío, amenazando con “consecuencias”. Roma rechaza la actitud “incompresible” de Francia. El informe desde Roma.

El atraco del “Ocean Viking” en Francia pone fin al periplo de los 234 inmigrantes a bordo, pero no al pulso entre París y Roma, que se negó a abrirle sus puertos al navío de la ONG.

Roma alegó que otros países deben asumir una mayor responsabilidad en la acogida de migrantes que intentan llegar a Europa desde el norte de África cada año.

"Es a título excepcional que acogemos este barco, teniendo en cuenta los quince días de espera en el mar que las autoridades italianas han hecho sufrir a los pasajeros", declaró el jueves el ministro del Interior, Gérald Darmanin.

El ministro criticó el comportamiento "incomprensible" y contrario al "derecho internacional" de Italia, dirigida por un gobierno de extrema derecha, y advirtió que habrá "consecuencias" en las relaciones bilaterales.

Desde Italia, el análisis es distinto. Este año y hasta el día de hoy Italia acogió a 90.000 migrantes. En cambio, en la sola frontera de Ventimiglia, Francia rechaza, en promedio, a 80 migrantes por día. Por eso el gobierno italiano califica de “incomprensible” y de “desproporcionada”, como dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Antonio Tajani, la reacción del gobierno francés y las amenazas de “consecuencias” que tendrá la decisión italiana de non abrir sus puertos para el barco noruego de una ONG francesa, Ocean Viking.


Leer más sobre RFI Español

Leer tambien:
Barco humanitario 'Ocean Viking' con 230 migrantes atraca en un puerto de Francia