Enseña cómo se congela una pompa de jabón en un día frío

Jesse Justin, un productor musical y pianista autodidacta está asombrando en Tik Tok por un video que poco tiene que ver con los covers y las interpretaciones a piano que se pueden observar en su perfil. Su último vídeo se está haciendo viral por retratar cómo una pompa de jabón se convierte en una bola de hielo a causa del frío.

Por lo que aparece en las imágenes, él y sus amigos se pusieron a experimentar con burbujas durante una fiesta en el exterior de su casa, repleta de nieve. Se puede contemplar como la pompa jabonosa se va congelando poco a poco, a partir de pequeños cristales de hielo que se van uniendo hasta convertirse en una especie de bola de cristal que termina reventándose cuando choca contra el suelo.

A pesar de lo que pudiera parecer, el fenómeno de las pompas congeladas está bastante estudiado por la ciencia. Hace unos 10 años científicos del Observatorio del Monte Washington, en New Hampshire, estudiaron y reflejaron en vídeo el proceso de congelación de burbujas con los que buscaban pasar sus ratos de asueto. Lo que pudieron observar es que las pompas se helaban a temperaturas muy bajas, de entre -18 y -32 grados. El agua jabonosa tiene pequeñas impurezas, desde donde comienzan las cristalizaciones que van congelando el agua con jabón del resto de la pompa. Esos puntos donde comienzan las cristalizaciones se les denomina puntos de nucleación.

Mucho más actual es el estudio que realizó el Departamento de Ingeniería Mecánica del Virginia Tech, encabezado por Jonathan Boreyko y que se publicó en 2019 en la revista científica Nature bajo el título “Cómo se congelan las pompas de jabón”. Colocaron varias burbujas en una superficie helada y fría a diferentes temperaturas ambientales y filmaron el proceso.

Los científicos observaron que, dependiendo de la temperatura, se pueden producir dos mecanismos de congelación. Si los alrededores, muy fríos, estaban a la misma temperatura que la burbuja, la congelación comenzaba desde el fondo y producía lo que se conoce como un flujo de Marangoni, por el cual un flujo de líquido se propaga desde áreas de baja tensión superficial a áreas de alta tensión superficial, provocando que los cristales de hielo se desprendieran del frente helado y se arremolinaran alrededor de la burbuja como escamas en una bola de nieve de juguete. La burbuja se congeló completamente a medida que los cristales crecían y se entrelazaban.

Sin embargo, si la temperatura exterior a la pompa era más alta que la de la de la propia burbuja y la de la superficie helada, la concentración de cristales se ralentizaba y paraba al llegar a la parte superior de la pompa, hasta que se desinflaba en esa forma mixta, líquida y helada al mismo tiempo.

En cualquier caso, congelar pompas de hielo es un experimento al alcance de todo el mundo. Por Internet circulan diferentes vídeos donde aportan la fórmula perfecta, mezclando agua a determinada temperatura, tipo de jabón, azúcar… Solo es necesario un ambiente muy gélido.