¿Enormes atascos? en la frontera finlandesa tras la movilización parcial anunciada por Putin

·3 min de lectura
Conductores rusos hacen fila para cruzar a Finlandia, cerca de Vaalimaa, el 22 de septiembre. (Photo: OLIVIER MORIN via AFP)
Conductores rusos hacen fila para cruzar a Finlandia, cerca de Vaalimaa, el 22 de septiembre. (Photo: OLIVIER MORIN via AFP)

Conductores rusos hacen fila para cruzar a Finlandia, cerca de Vaalimaa, el 22 de septiembre. (Photo: OLIVIER MORIN via AFP)

El miércoles 21 de septiembre, miles de rusos empezaron a salir de Rusia tras la “movilización parcial” anunciada por Vladimir Putin esa misma mañana. Aunque los vuelos agotados desde Moscú hacia otros países y la repentina subida de precios de muchos billetes desde los aeropuertos rusos confirman que muchos de los 300.000 reservistas llamados al frente buscaban salir rápidamente del país hacia destinos sin necesidad de visado, no hay que exagerar otras imágenes que están circulando por las redes.

Es el caso de un vídeo difundido masivamente en las redes sociales durante los últimos días, que muestra una larga cola de coches frente a un puesto fronterizo entre Rusia y Finlandia, uno de los 27 países de la Unión Europea.

“El atasco ha llegado a los 35 kilómetros y aumenta cada hora”, explicaba el periodista independiente Sotiri Dimpinoudis, quien realizó la transmisión desde “la única frontera que sigue abierta para los civiles rusos con visado Shengen”. No dio más detalles sobre el lugar, pero hizo pensar que se trataba del puesto de Vaalimaa, grabado con frecuencia por los medios de comunicación locales.

El jueves, poco después del vídeo anterior, los guardias fronterizos matizaron. “El tráfico en la frontera oriental ha aumentado durante la noche. Hay un ligero aumento en el número de cruces de frontera. Sin embargo, en comparación con el periodo anterior a la pandemia, siguen siendo cifras bajas”, ha escrito la agencia de seguridad nacional finlandesa en su cuenta de Twitter, añadiendo que “no ha cambiado nada de forma alarmante en los últimos días” y que “la situación está bajo control”.

Anteriormente, el jefe de asuntos internacionales de la guardia de fronteras, Matti Pitkaniitty, dijo a la agencia de noticias Reuters que el número de personas que cruzaron la frontera había aumentado de 3133 a 4824 de un miércoles al siguiente. Un “claro aumento”, pero en ningún caso una cifra que indique un pánico real, e incluso más baja que “la de un fin de semana normal”.

En el norte de Noruega, el número de rusos que han cruzado la frontera no ha cambiado, según declaró a Reuters Soelve Solheim, jefe noruego del control operativo de la inmigración. En las últimas horas también se ha hablado de filas masivas en los pasos fronterizos con Georgia y Mongolia, pero no hay cifras oficiales que confirmen o desmientan la magnitud de este éxodo.

Los rusos ya no pueden volar directamente a la Unión Europea, ya que el espacio aéreo del bloque está cerrado desde la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Por su parte, Twitter ha colocado un mensaje de advertencia en las publicaciones que muestran la situación en la frontera finlandesa:

“Los medios de comunicación están mostrando incorrectamente la situación en la frontera entre Finlandia y Rusia, según han confirmado las autoridades. Están circulando vídeos e imágenes que muestran largas filas en la frontera entre Finlandia y Rusia y que se han achacado de forma errónea a las reacciones tras el anuncio de movilización del presidente ruso Vladimir Putin. Varios funcionarios finlandeses confirman que la situación sigue siendo normal en la frontera, con colas, tráfico y flujo habituales”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Francia y ha sido traducido del francés por Daniel Templeman Sauco.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: